ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE CIRA

Adopté a mis hijos con 4 y 7 años.

Te pasa por la cabeza mucho de lo que decís y se suma la presión social. Si pones límites sos una especie de ” corazón de piedra” que no contempla la situación previa de tus hijos que justificaría la carencia de límites para compensarlos y hasta te ” miden” desde afuera la cantidad y medida de tu amor.

Otros te tratan desde el momento de la adopción como a un ser ejemplar, te dicen ah! Tu obra un ejemplo de vida!

Francamente siempre respondo: soy re común, hacemos los tres cómo podemos, lo mejor que podemos y a veces nos sale bien y a veces re mal. No creo difiera mucho de los hijos biológicos en el balance final: en muchos aspectos (y de los más importantes !!) mis hijos han superado ampliamente mis expectativas: son buenos chicos, supervivientes,  adaptados, alegres la mayor parte del tiempo y también son vagos, se portan más o menos mal , cuesta que el varón estudie o se tome algo en serio….en fin: nada original!! Es día a día volver a empezar, calculo que como todas las familias