Qué pasa si combinas un grupo de hijas de padres con plata que usan el vocabulario Oxenfordiano segun el cual las cosas son ‘divertidas’ o ‘lindas’, la crisis del sistema del arte (sobretodo, en tiempos de Covid) y la ética puritana del trabajo que cree que la labor del art dealer no es preocuparse por elevar la calidad de compradores y artistas sino vender sin importar qué para sentir menos culpa por el privilegio heredado? Obtenemos a las ‘chicas’ Diderot, una consultora/ galería de venta online de arte que viene desarrollandose desde el auge del Macrismo con apoyo incondicional (al mejor estilo Liniers o Santi Siri) de estructuras conservadoras dirigidas por gente criada en esos grupos endogámicos como La Nación con el auspicio (como si esto fuera siquiera prestigioso en materia artística) de Samsung y American Express cuyos departamentos de relaciones publicas están tambien dirigidos por miembros de esa muy parroquial tribu. Quién usa American Express, hoy por hoy, sino alguien nostalgico y retro? El resultado, desde ya, es un cocoliche, por llamarlo de alguna manera, en tiempos de Covid, en el que la venta de arte adquiere más sentido en su formato online. Esto dio a las chicas de Diderot el ánimo suficiente para habilitar un espacio/galería virtual que, en tanto obra, amerita analisis visual y es el primer aporte concreto del mundo del arte argentino a la nueva normalidad.

PARA ACCEDER A LA EXPERIENCIA ‘VIRTUAL’ CLIQUEAR ACÁ 

Las ‘chicas’ de Diderot son ‘performance oriented’ y entienden al arte como un atributo en la construcción de su propia personalidad entrepreneur como profesionales ‘exitosas’ sin ser ni profesionales ni realmente exitosas. Es en la fabricación de esta ficción del éxito de cierto grupo social privilegiado argentino el que las empuja a vender ese tipo de arte, precisamente, en el lugar en el que el logro de ese éxito no les permitiría venderlo. Dicho de otro modo, en la Argentina el arte prestigioso (y por esto me refiero a los mequetrefes de siempre) se vende, hoy por hoy, en las galerías. Tal vez es por esto que yendo a contramano del mundo y sin importar los cuidados Covidianos, las galerías han vuelto a abrir e incluso un numero ridiculamente alto de ellas estan siendo inauguradas. Es en las galerías donde ocurre la performance de la escena del arte local en donde algunos compradores medianos que quieren pertenecer a la tribu pelan billetera. Sin embargo, el tipo de arte que vende Diderot dista mucho de esto y es del tipo que en el Primer Mundo esta destinado a un publico con recursos, sin ninguna formacion pero sin ganas de gastar demasiado dinero ni tiempo en arte. Los rusos en Londres, por ejemplo, que cuentan con mucha pared pero tiene poca paciencia para transformar eso en una verdadera afición. Así, casi sin excepcion el arte de Diderot es una conflación de derivaciones vaciadas del Pop, el Op Art y el Minimalismo con una composicion casi siempre basadas en ejes centrales con mucha simetria, no sea cosa que el comprador desinformado se desestabilise demasiado. Decorativismo aeróbico.

En el video del recorrido interactivo y virtual, la musica parece la de Cosmos de Carl Sagan y la sala es una mezcla de 2001 Odisea del Espacio y la Menil Collection. Aspiracional, torpe, hibrido, infertil y colonizado hasta la medula, este es un tipo de arte y de experiencia del arte equivalente al Rivotril tomado por la mujer casada por interes que se levanta todos los dias al lado de un marido quien no la toca desde hace años pero que, a pesar de esto, ella no se anima a decir nada por miedo a perder los privilegios. El arte de la muerte en vida. J A T