ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ELOY

El autor alemán Diedrich Diederichsen planteó que Britney es un prototipo ideal femenino de la época (del mercado y x lo tanto de la sociedad…) en tanto encarna o supo encarnar la dualidad puta-madre o puta-inocente que tan bien vendió al principio en “Baby one more time…” El tema es que Britney siempre fue manipulada, por la industria, los medios, su familia, y tampoco se percibe en ella la intención de ser artista, es como si estuviese obligada a serlo como en los antológicos Vma’s en que salió al escenario en modo zombie… Es de algún modo el símbolo contemporáneo neoliberal del autómata sexualizado (pero sin sexo…) que incluso se dopa para trabajar y sostener el “éxito” aunque en eso se vaya la vida… Hay algo trágico involuntario en las apariciones de Britney, es como si ella ya fuese un fantasma, una mueca de lo que supo ser y ya no volverá… En la performance de la Britney cordobesa puedo ver la celebración y excitación que genera entre su público la asociación en tono de parodia con la Britney real, pero es justamente ese componente de tristeza, fragilidad y vulnerabilidad que emana la verdadera Britney el que está ausente en la perfo local que apela más a lo festivo y cómico que a lo sincero trágico… Britney Spears alienada, dopada, manipulada, es capaz aún de transmitir desde su automatismo una chispa como la de esas estrellas que ya están muertas pero todavía brillan… La Britney cordobesa llama la atención desde el lugar de la imposibilidad (los pocos recursos, el contexto precario) en relación con una Britney hiper producida y global, pero me parece q su potencial se agota muy rápido y carece de esa dualidad o bipolaridad que Britney sigue encarnando con una fachada de alegría que oculta una enorme tristeza y soledad y q la vuelve por eso cautivante.. en ese sentido el video de La Chapelle “Everytime” me parece una de sus obras más logradas, con una Britney que muere y renace (a pesar de todo) casi como ella misma…