ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ENDORA

Carlos no tuvo la “fuerza” de imponerse porque como heredero al trono, se le inculco que la institución estaba por encima de la individualidad. El vio con sus propios ojos como toda la familia despreciaba a su tío por el hecho de haber asumido su propia individualidad en detrimento de la corona.

Diana Spencer, al no pertenecer a la realeza, tenía otro margen de decisión. A diferencia de Carlos, ella hubiese podido declinar la propuesta de matrimonio sin pagar ninguna consecuencia, sin ganarse ningún desprecio. Entonces, lo que para Diana fue una decisión para Carlos fue una imposición.

Pero mas allá de las especulaciones, acá una cosa es muy clara: Ambos conocían las reglas del juego antes de empezar a jugar. Ni Diana amaba a Carlos, ni Carlos amaba a Diana. Eran un matrimonio por conveniencia, donde cada uno dormía en habitaciones distintas (y muchas veces, hasta en palacios distintos) Tanto Carlos como Diana tenían vía libre para tener amantes. El problema empezó cuando ella violo la “clausula” de la discreción. De pronto, sus amantes escribían libros, daban entrevistas y grababan las conversaciones que mantenían con Diana. A raíz de que las aventuras extramatrimoniales de Diana se hacen publicas, ella coordina la entrevista para así defenderse de antemano y quedar bien parada frente la opinión publica.

La mina era una manipuladora, una mosquita muerta de las peores y encima, era una estúpida. De la reina para abajo, todos le advirtieron que (por su propio bien) tuviera cuidado con los medios. Pero ella se creía mas viva que todo el mundo y pensó que podía usar a los paparazzis, A pesar de que todos le avisaron que una vez abierta esa puerta jamás iba a poder cerrarla, ella provocaba a los medíos con el objetivo de eclipsar al resto de la familia real. Finalmente fue su propia necedad fue lo que la termino matando.