ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE PABLO

Maradona fue el gran y único Dios argentino, con todo lo que eso implica. En los últimos años recorrió el país y recibió homenajes en todas las canchas argentinas a donde fue.
Un pobre diablo de villa fiorito que se metió al mundo en el bolsillo, desafiando a los poderosos. No habrá otro igual.

Descansa en paz, Diego!