ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

Alberto ahora tiene un muerto en su gobierno. Ayer fue literal, de ahora en más será un muerto político.
El troskismo, la derecha, los medios de difusión masivos, quienes perdieron familiares durante la pandemia (que todavía está, hay que acordarse), quienes odian a Maradona y lo que encarna, todxs tienen material de sobra, y muy justificado, para enunciar que el gobierno nacional pecó de incoherente, contradiciendo todo lo que dijeron que teníamos -y aún tenemos- que hacer, en materia sanitaria.

Porque acá el planteo no es si debía velarse a Maradona en la Casa Rosada o en la cancha de Boca. ¿Por qué se tomó la decisión de velar a una persona que mueve multitudes, en una pandemia? ¿Son pelotudos? ¿Están autoboicoteandose como el kirchnerismo en 2015? ¿Quieren hacer estallar de contagios al AMBA un mes antes de la temporada de verano, para cancelarla o qué?

Lejos estoy de ser peronista, pero estoy más cerca de las acciones e ideas del peronismo que de cualquier otra propuesta política en Argentina, porque solo el peronismo construye y dignifica (tema corrupción y todo eso, chito la boca: nadie tiene el culo limpio… el peronismo por lo menos reparte parte de la torta con la gente).
Pero… lo de ayer es indefendible. ¿Cómo le decis en enero a la masa veraneante de la Bristol que sostenga “distanciamiento social”? Si me corres con esa, recordaré el funeral de Maradona y meh… te mando a freir churros. Ya no tienen autoridad para exigirle nada a la gente.

La cuarentena había terminado hace unos meses cuando la gente la relajó, pero oficialmente terminó ayer cuando el gobierno creó un problema potencialmente pandémico, con gente reprimida por la misma policía de siempre (sea de Ciudad o Federal, es lo mismo: portan armas, cosa que debe debatirse urgentemente).
Ayer, el Gobierno rompió la cuarentena por capricho.

Y también rompió su credibilidad en materia sanitaria, y discursiva. Le están dando ventaja al enemigo, que ya no tardó en atacar y seguirá haciendolo… y encima, teniendo razón.

Muerto político enorme, y me pregunto: ¿por qué hay que velar a un cadáver? ¿Realmente necesitamos “despedir” a un cuerpo? ¿Es una decisión emocional, consciente, o algo impuesto socialmente?

En ese sentido, Maradona fue un adelantado: no quiso que su cuerpo quede encerrado en una caja o cremado como polvito mágico: quiere que su cuerpo muerto sea tocado y observado por la gente. Es su última performance.

Y si hubiesen sabido que ese era su deseo, un par de horas antes, la “necesidad” de velar a un prócer interseccional en plena pandemia tal vez no hubiera sucedido. Porque el espectáculo sigue… con el Diego embalsamado!

“No es un adiós, es un hasta luego” (?)