ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE PABLO

Nos olvidamos de cómo reírnos de nosotros mismos y la corrección política se va a llevar puesta a la comedia y al sentido del humor. Desde el ministerio de cultura hacen campaña contra el humor ácido (https://www.instagram.com/p/CIA4xvkI-LA/?utm_source=ig_web_copy_link). El señor Bauer piensa que no se puede hacer humor sobre todo, que hay cosas que no pueden estar sujeto al ridículo. Quizás también piensa que temas como la gordura, el género o la muerte son sagrados y bromear sobre ello es más o menos un sacrilegio

¿A qué le tienen miedo los defensores de la corrección política? ¿A que se ofendan algunas almas sensibles (y arrogantes)?

Muy agudo Brad en sus observaciones, quizás un poco solemne o sobrio (abstemio) y para mí el wiskhacho o la copa de vino cuando cae la tarde le puede venir bien.