ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LUCIEN BALLARD

Naomi Preizler no se alejó de la moda: la moda se alejó de ella. Dejaron de llamarla/entrar, tuvo una carrera muy corta, daba bien solo cuando era muy jovencita y era mucho más glamoroso decir que te fuiste.
Ante su imposibilidad de revertir esta situación capitalizó, o al menos lo intentó, un personaje pseudo-feminista lleno de lugares comunes y frases hechas, sin el menor concepto teórico. Por un hueso está dispuesta a hacer lo que venga.

Fue boyando de un estilo apropiado a otro viendo si por casualidiad la pegaba con alguno. Es un personaje de la televisión.