ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ALFONSO PEREYRA

El Fondo Nacional de las Artes no paga las becas sostener cultura II. Ya son más de tres meses que venimos solicitando por todos los medios posibles que paguen la beca que nos fue otorgada en el mes de agosto pasado. Es una vergüenza lo que están haciendo con los artistas y la cultura, una falta de respeto absoluta. Inmorales!

Han tratado a la comunidad artística y cultural de una manera miserable, repudiable, con burdas mentiras, prometiendo becas de ayuda que nunca pagaron pero que anunciaron con bombos y platillos y tienen el tupé de firmar las comunicaciones como una institución cerca de los artistas. ¿Cerca de quién? Caraduras!
Quién maneja la prensa del Fondo? Al menos se hubieran puesto de acuerdo para mentir. Los teléfonos no contestan y según por donde te comuniques te dan respuestas distintas, ya sea por whatsapp, a través de los mails o por las redes. Basta navegar por las redes del Fondo para ver que lo único que reciben son reclamos e insultos. Queda claro que dos monos con un equipo de morse consiguen articular un programa de comunicación con el público mucho mejor que el que tienen ahí.

Qué pasa que no pagan? Dónde está el dinero comprometido? Fue acaso una bomba de humo para decir que se estaban ocupando de los artistas?

Como después de varios meses de reclamos no tuvimos respuestas, junto con otros damnificados vamos a presentarnos a la justicia y ante los entes de control para saber cómo se administraron estas becas, dónde está el dinero que prometieron, por qué no han pagado aún la ayuda prometida. De paso, vamos a solicitar también que nos cuenten cómo se administran los recursos, en qué se gasta, quiénes trabajan, si son idóneos, si los gastos y las compras que se hacen son pertinentes y se ajustan a la situación de emergencia, si no hubo gastos superfluos, si los sueldos son los que corresponden y no se está pagando de más, etc. Los artistas y la cultura somos unos de los sectores de la sociedad más castigados por esta crisis sanitaria, social y económica. Nos prometieron una ayuda que nunca llegó. Estamos asfixiados por esta realidad. Muchos no tienen para llevar un plato de comida a la mesa. Todo es muy triste para soportar tanto maltrato.