Durante su Tour en Australia, el fotógrafo oficial captó a la Princesa Diana rompiendo en llanto en medio de una multitud, en Sidney. Diana, de 21 años, sufría de constantes ataques de llanto por la presión que le generaba el viaje, combinado con golpes de calor y su bulimia.