SEGÚN LJO

En mi opinión, una de las diferencias fundamentales entre ambas series es la elección del casting. Ryan Murphy arma su casting con gente que ya se mueve en el mundo del mainstream, que están alineados al sueño americano, donde la fama y el éxito económico reivindica a cualquier persona abusada o excluida. Billy Porter viene de Broadway, ya había ganado un Tony y ya había actuado con Pacino cuando Murphy le ofrece esta serie. Indya Moore ya había tenido trabajos con Dior. En cambio, los Javis se buscaron gente del común y mucha trans vieja que pateó las calles, vivió la represión, se bancó las operaciones mal hechas y sigue viva. Eso le da otro tono al relato. Ahí ves gente real. No es que todos los de Pose vengan de cuna de oro. No, al contrario, ahí hay gente que la ha padecido, pero cuando participan en ese proyecto ya están en otro momento de su vida, todos vinculados al mundo del arte y el activismo. La serie de los Javis en cambio le da voz a un montón de gente invisibilizada e irrespetada.