ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE JUAN

El problema es que ya no hay innovación, ni autenticidad ni espontaneidad.

Los humoristas argentinos son el refrito de determinados estereotipos: La lesbiana mordaz con vocabulario soez, el imitador o el flaco que se hace el pelotudo. Todo gira en torno a lo mismo, siempre los mismos chistes berretas que dejaron de ser graciosos hace 10 años.

Veronia Llinás o Ezequiel Campa van por buen camino. Pero de vuelta, es un refrito del mismo persona que ya ha sido explotado hasta el hartazgo por Gasalla y tantos otros.

El unico humor que aún me divierte es American Dad y Family Guy. Es un humor fresco, hilarante, inapropiado