ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LJO

Lo de que le robaron las elecciones es relativo en un país donde el voto popular no elige presidente. Biden sacó más votos por dónde se vea, la cuestión siempre ha sido si sacó los votos dónde se necesitaba. Y hasta la Suprema Corte, dominada por Republicanos, le ha dicho a Trump que nanay, que perdió y dejé de molestar con sus demandas. Trump no es más que un Outsider, sin respeto alguno por las instituciones, al que el Partido Republicano tuvo que aceptar ante la falta de figuras populares, pero para el 2024 sí tienen fichas y los republicanos de pura cepa (los Bush entre ellos) ya no se aguantan los modos se Trump (su llamada amenazante al encargado de los conteos en Georgia diciéndole que tenía que encontrar 11.700 votos a su favor o la pasaría mal) y su recua de supremacistas, conspiranoícos, latinos cristianos y venezolanos veo-comunismo-en-todos-lados. El sábado seguro que los de SNL le vuelven a gritar que es un perdedor.

De todas maneras era algo que se veía venir. Estados Unidos tiene una crisis profunda que las instituciones y la política formal no logran canalizar y para rematar eligieron como presidente a un caprichoso, que no le gusta perder y está dispuesto a incendiar el país con tal de hacer su voluntad. Todo eso pasando en un año ultraconflictivo, con una pandemia acechando que está lejos de haberse solucionado. Trump debió escuchar a Kissinger, cuando éste sacó su columna sobre el mundo Postcovid y le dijo entre líneas que tenía que estar a la altura del desafío y parte de estar a la altura era alinearse con la ciencia, buscando una solución que no los llevase a perder libertades, porque USA debía ser un faro en este momento. Sí, más de lo mismo que USA siempre se ha crcido desde 1.945, pero no era un mal consejo, porque un presidente estadounidense fanfarrón, peleador y anticientificista no le conviene a nadie.