Rafa Baronesi es brasilero, divino, tiene un lomazo, barbaro y es, por así decirlo, es el típico carioca que circula a base de simpatía y cuerpo. Por típico carioca quiero decir: toda una vida en la playa, un cuidado obsesivo del cuerpo basado en el gimnasio, la alimentación y ese futbol playero que hace que mientras están en la playa nunca dejen de hacer ejercicio… durante décadas y una obsesión por el espejo que acaba perjudicandolos. Si bien ya los años, lógicamente, se le notan en la cara, el Rafa tiene esos rasgos de lindo pibe que sabe que es lindo desde siempre y ha hecho de esto una profesión. No sorprende que en su página de Instagram, el Rafa se presente como ‘actor, presentador, DJ y padre de un perro llamado Sultán’. El día de Año Nuevo, en su Instagram, Rafa amanecía en Ipanema, en el baño del hotel de un amigo mío en el Arpoador y a las cinco y media de la mañana ya se enorgullecía de haber hecho su rutina de abdominales. Digamos en la obsesión por lo irrelevante, existe acá un punto de contacto con la Alec. Desde ya, el Rafa se ocupó de mostrarnoslo bajandose los boxers (raro para un Carioca) bien por debajo de la línea de la ingle (normal para un Carioca). El Rafa realmente está fascinado con el desarrollo de su cuerpo y no quiere dejar de mostrarnoslo. Digamos que, en terminos estéticos, aunque a primera vista no lo parezca, el Rafa maneja una estética gay.

En medio del COVID y con el gobierno de Rio de Janeiro amenazando con cerrar todo Ipanema y Copacabana para todo festejo, de golpe, aparece el neurótico obsesivo Alec Oxenford. Convengamos que nuestro estimado Alec no es el típico aventurero dispuesto a salirse de su burbuja de ‘cosas lindas y macanudas’. Pero de pronto, en su Instagram aparece con una foto en la mesa de la esplanada del hotel, oh casualidad… del hotel Arpoador. En sus fotos, el Rafa a pesar de su edad no se muestra con mujeres con la sola excepción de su mamá. Sus fotos son con su familia y con su perro Sultan….y con Oxenford…con quien de golpe pasa de Rio a Saint Barth en un día. Alec fue a buscarlo y se lo llevó para el Caribe. La pregunta es qué hacen dos ‘heteros’ en Saint Barth solos? Un par de consejos Cariocas para Alec: ojo con Rafa que tiene pinta de decirte lo que quieras escuchar mientras le pagues el viajecito. En realidad, y habiendo dicho esto, se merece lo que se le de porque si uno tiene en cuenta la tarea del muchacho en cuestion, hay que tener coraje para entrarle al susodicho. J A T