A primera vista y del modo en el que las imagenes del asalto al Capitolio fueron transmitidas, todo pareció un juego de Cosplay con personajes disfrazados y gente sacandose selfies. Sin embargo, la realidad de cinco muertos evidencia un tipo de violencia que hasta ahora no nos había sido mostrada. Poco a poco va apareciendo más información y resulta que la intención de la muchedumbre y de algunos específicamente era secuestrar figuras claves como Mike Pence o Nancy Pelosi y si no hubiera sido por un guardia negro usó el hecho de que era negro para distraerlos y llevarlos en dirección a las escaleras desviandolos del area en la que sus objetivos eran removidos. Lo más increible del caso, aunque cargados con mucho simbolismo en el contexto de los Confederados Sureños, es que tenían una horca preparada se supone que para Pence.

Ayer el New York Times mostraba la secuencia de llamadas para que fueran refuerzos e incluso la National Guard que eran sistematicamente bloquedas por Trump por lo que el FBI tuvo que pedir la autorización de Pence punteando al Presidente. El Pentágono estaba tambiern en alerta pero no podia hacer nada porque no tenía permiso. Fuerte. J A T