ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE LIBERACE

Las dos son unas víboras autoenfatuadas. Paiva cree que tiene sangre azul y tenés que agradecerle que te salude. La vieja mala practica inmediatamente la cultura de la cancelación con cualquiera que no le rinda la debida pleitesía. Se adulan entre sí y solo interactúan con su séquito de aduladores.