Hace algunas semanas trascendió la noticia de que Horacio Rodríguez Larreta se había separado de Bárbara Diez, con quien llevaba más de 20 años casado. La novedad sorprendió a muchos, porque nunca se había divulgado que la pareja se encontraba atravesando un mal momento.

Sin embargo, en los últimos días se dio a conocer, desde fuentes del PRO, que había un conflicto mayor en la vida personal de Larreta, el cual terminó causando un masivo blindaje mediático. La separación de Larreta y Diez explotó en las redes. Ese día los medios repitieron las mismas palabras: “distanciamiento”, “sorpresa”, “razonable”.

Explicaron que Larreta había abandonado la casa en la que vivían y que se había ido a lo de un amigo y luego a un hotel. Justificaron indicando que los protagonistas “se dieron cuenta de que tenían objetivos personales y profesionales distintos”, entre otras ex cusas que caen en los lugares comunes, sin dejar nada claro.

Larreta habría mantenido con una exfuncionaria una relación de infidelidad, con fecha de inicio en 2019. En ese marco, entre junio y julio de 2020 habría dejado a la mujer embarazada, quien hoy estaría de entre siete y ocho meses de gestación.

El nombre de la exfuncionaria embarazada sería Milagros Maylin, quien ejerció como subsecretaria de Integración Social y Urbana (Opisu) durante el gobierno de María Eugenia Vidal. Previamente, también había trabajado para el gobierno bonaerense, como directora provincial de Control de Gestión.

A Larreta lo habría conocido en diciembre de 2015, cuando él llegó a la jefatura de Gobierno de la Ciudad Autónoma y ella fue contratada como directora general en Tercera Edad, Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat.