ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE PETUNIA

Cucurto desde el inicio estuvo buscando que lo gentrificaran, se relaciono en sus inicios (era repositor de supermercado) con la nieta de un poeta famoso, el de los muchos balcones y una sola flor, pura y exclusivamente para ver si la fémina en cuestión (poeta ella, de familia de escritores y poetas vivos y fallecidos) lo ayudaba a entrar en el mundillo. Creo que olfateo que la veta de “negro que escribe” le daba una posibilidad cierta de meterse en ese miserable y ruin mundo de la poesía argentina, donde se arrancan los ojitos por una beca, un subsidio o se paga para publicar. La poetisa mucho no le duró, nadie le hecha la culpa a Cucurto, medio infumable la mina, y Cucurto con lo que aprendió y la gente que conoció hizo buen uso. Después llegó publicar, el premio del Rey de Holanda, aprovechar ser conocido para lastrarse pendejas, en fin, lo que ya sabemos. Parece que el punto de acosador ya se lo perdonamos, espero que la ex no lo haya perdonado, una mina mucho más persona que este papanatas.