ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE CARNOTA

¡Qué deprimente la masonería argentina! Todavía recuerdo cuando a mis 17 un profesor de historia me invitó a formar parte. En ese entonces, ya me parecía una institución burguesa totalmente decadente. Parece que todavía sigue, lógicamente despojada del potencial que alguna vez tuvo, sólo como un vestigio de forma de relacionarse socialmente. ¡Las momias republicanas que deben haber ahí adentro!

Mirá lo que es ese panel… unas ganas de hacerme un hara-kiri.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA EL ARTE DEL GRABADO