ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ITO

Mi impresión es que la motivación de la cancelación es mucho más superficial. No hay meta análisis ni consciencia, hay temor de no poder pagar netflix o a no volver a postear selfies de a más de 5mil km de BA.

En un mercado pequeño e insignificante, toda la retórica de cancelación está motivada por el dominio monolítico del mercado. Podes ser bruto, pero antes temeroso. La escasa escala vulnera a sus dependientes. Son pocos y quieren seguir siendo pocos, es una élite autocomplaciente, que discrimina a la amenaza.

Dejemos de lado el blog como espacio de meta análisis y reflexión colectivo, donde la acidez es parte del “no bullshit” que los criterios de convivencia social impiden o por lo menos desincentivan por la potencial represalia. Este es un espacio seguro porque no hay doble moral, eso no lo van a comprender porque los anula.

Pero el problema Argentino es esa misma doble moral (que unificó a todo partido político existente invalidándolo) es la norma de convivencia nacional por excelencia. La esquizofrenia nacional, que nos detiene en el tiempo hace 100 años, ha encontrado en la doble moral su mecanismo de supervivencia por excelencia.

Antes en ciertos círculos se sentía en la atmósfera el derecho a juicio de los “non sanctos”, ahora todo círculo social, tienen una representación demográfica de la demagogia cínica de la doble moral.

En este caso la doble moral de la “élite” artística les permite sobrellevar la metamorfosis de sanguijuelas. Viven de los privilegios que buscan monopolizar mientras critican aquello que no controlan.

Violando en principio un eje central del arte, que dicen comprender y explicar, como expresión cultural contemporánea de aquello que la misma cultura estética predominante busca oprimir, para curar su relato.

La doble moral los excluye de comprender lo que aquí sucede hace casi 8 años. De la misma manera que la escasa profundidad cultural les imposibilita participar de sus sutilezas.

La cancelación radica en un temor primitivo. Toda explicación más sofisticada es del oprimido, quien comprendió las sutilezas en el exilio cultural, en la negación, y por ende su crítica es arte.

 

FIRMÁ LA PETICIÓN CONTRA LA CANCELACIÓN Y LA PERPETUACIÓN DEL MONOPOLIO DE LA LEGITIMIDAD SIMBÓLICA 

 

 

PODES ENCONTRAR MI HISTORIA A CONTRAPELO EN LAS SIGUIENTES LIBRERÍAS