ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE DANIEL

Siempre me llama la atención la obsesión de los argentinos por Miami. Tanto de los que les gusta ir ahí como a los que no.

Más allá de los grasas que encontrás en todos lados, el viajero que va a Miami por gusto y de plan de vacaciones encuentra una ciudad limpia, con mar cálido, arena blanca, con clima ideal – enter septiembre y junio -, y relativamente tranquila, donde podes ir caminando por la calle con el celular en la mano sin necesidad de andar preocupado por si viene algún chorro a robártelo. Este último detalle para el argentino promedio es un respiro de aire fresco.

Los que critican a Miami son otra historia, hay un rejunte de provincialismo, resentimiento, envidia, falta de capacidad de distinguir lo bueno que ofrece una ciudad y saber reconocer sus carencias (es cómo pretender ir a Paris y pretender ir a la playa, que la hay!, para luego criticarla).

Hay un tipo de argentino muy snob que dice que no le gusta Miami simplemente porque sabe que abra otros argentinos como el que lo aplauda. Lo más cómico es que la gran mayoría jamás puso un pie ahí y hablan de oído.

Personalmente Miami me gusta cómo un escape de tres o cuatro dias, por lo fácil que es llegar, tiene buena comida, playa y hotel. Además es relativamente económico, pero no más. E visto lugares mucho mejores a todo nivel.

A Miami hace varios años que no voy, precisamente por preferir conocer otros lugares, pero si tengo que ir a Miami lo hago con gusto y feliz.

Sería interesante un libro sobre la obsesión argentina por Miami y su simbolismo, creo que pasa por ahí, existe un verdadero trauma nacional con esta ciudad.

 

SUMATE AL PETITORIO PARA LLEGAR A 2500 FIRMAS

PODÉS FIRMAR EL PETITORIO AQUÍ 

PODÉS ENCONTRALO EN LAS SIGUIENTES LIBRERÍAS 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA LANATA Y LEVINAS SACANDOLE LA CARETA A Andrea Giunta: ‘Cañete la desarmó teóricamente y ella no lo pudo soportar’