ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE CLAUDIA

¿Cómo empezar?, o la pregunta será, en realidad:¿Hay un inicio? Es esta, tal vez, una apelación que parece (mentalmente) sintética cual profiláctico, en un país que parece cuya Capital, nunca reconoció a La Plata más que un centro de estudios y trámites y se escandaliza al ver un arrojado Larreta, tomar C.A.B.A. en un cuasi Golpe de Estado.
Podría patentarse, alguna medicina para la psicosis paranoide-esquizoide que “nuestros electos representantes” padecen.

No hablemos de mitomanias históricas y esa eterna necesidad tan argentina (¿será una deuda pendiente paternal que les quedó allá, por la infancia?), de ver un encanto amoroso en los gestores.

Me planto, impongo la voz diciendo: BASTA de fotos de Eva y Perón, de Cristina y Néstor, blindados en el abrazo, en el beso. Nos representaron la historia de amor eterna de Disney (paguen patente, queridos), y la compraron! Fueron elegidos para gestionar, no para el afiche; a mi no me sirvió el afiche cuando con un raye de locura me fui a trabajar a Santa Cruz a los 24 de profesora rural de Filosofía.

Tampoco me sirve hoy, con casi 31, cuando hace dos años trabajé en el CONICET haciendo de investigación, me despidieron cual Fantoche viejo y borracho, por no responder a la militancia. Si eso no es facismo ¿Alguien me puede dar una clase conceptual? Porque mi marco teórico no está funcionando bien en esta sociedad argentina, siempre anómala.

El feminismo ultra conservador, de niñas bien, que agitan un banderín, muestran sus pechos y profanan edificios históricos, pero anda a pedirles que le enseñen Educación Sexual Integral a un grupo de niñas de una Villa, donde a los diez años ya se están matando con Paco, que ni siquiera es Pasta Base. Asimismo, cuál es el asunto del “empoderamiento “? Acostarse con quien se te cruce y guste, tener un orgasmo y buscar una excusa para irte rápido? (Cuidado que eso demuestra culpa católica).No es que no lo haya hecho, pero hoy si me preguntan cómo representaría el empoderamiento: respetandome. Eligiendo a alguien con quien al menos después del goce, pueda fumar, hablar de Dostoievski,Salgado o disfrutar algo de música, ese es mi concepto de empoderarse, respetarse.

No pretendo dar en este comentario una clase de moral (aunque haya dado clases de Ética en distintas Facultades), hablo de mi experiencia. Como mi psiquiatra me dijo: aprendí a correr antes de caminar. Esas experiencias ya las tuve, a los 16 las chicas “bien” de mi época perdíamos la virginidad con tipos de 30 y pico; me enamoré años despues cuando era estudiante de Filosofía y cuando el flaco me dijo “no va más “, empine los codos con el Clorhidrato. Naturalmente, con ese tropezón mi familia conservadora, no me ayudó, me alejó por no ser prodigio y generar una mancha,la de la FA-FA-FA, que aunque te hayas limpiado,siempre.queda para los otros, pero.me sirvió para que ya no me importe qué piensan los.otros

Los sectores de izquierda AHORA, se inclinan tanto.al facismo como los ultra conservadores, lo que lleva a tener uno o dos amigos legítimos (esos que siempre están), dejando de perder el tiempo con el flaquito que está diez años en una Facultad debiendo materias de primer año, generando un legítimo daño económico al Estado, de eso no se habla.

Veo a mi abuela paralizada con el noticiero sobre el Covid, ante lo cual no puedo si no preguntarme: ¿cuánto los beneficia la Pandemia para tapar el pozo cloacal que es la política argentina?

Cuando la cabeza no me da más, vuelvo a refugiarme, como siempre en la lectura. O el Alprazolam.

Concluyo diciendo: la izquierda argentina es más elitista y fascista que la derecha.

 

SUMATE AL PETITORIO PARA LLEGAR A 2500 FIRMAS

PODÉS FIRMAR EL PETITORIO AQUÍ 

PODÉS ENCONTRALO EN LAS SIGUIENTES LIBRERÍAS 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA LANATA Y LEVINAS SACANDOLE LA CARETA A Andrea Giunta: ‘Cañete la desarmó teóricamente y ella no lo pudo soportar’