ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE MARIE TERESA RUPPERT

Hace pocos días, hice un comentario sobre decoradores y arquitectos argentinos, a raíz de unas ambientaciones propuestas en la reciente revista de La Nación y la criticada casa del señor Fantino. Puede que yo ya esté obsoleta, con mis 82 años, pero se algo del tema, estudié decoración de interiores con una inglesa muy exigente, que nos hizo pasear por todos los estilos habidos y por haber, nos informábamos y estudiábamos hasta el más mínimo detalle, todo se tenía en cuenta, los géneros, colores, estampados, alfombras, tipos de maderas, molduras etc He tenido la suerte de vivir en Europa y viajado y visitado castillos, villas palatinas y museos con hermosas colecciones completas de diversos estilos traídos de Europa, como hay en el Metropolitan Museum de New York, también trabajé con una casa de decoración y 8 años con un arquitecto anticuario, con auténticos muebles de época, incluso mientras trabajaba estudié un año escenografía, estudio que abandoné porque me mudé muy lejos y tenía 5 hijos de quienes ocuparme; estudios que años más tarde trabajando 9 años en el Teatro Colón me permitieron opinar y discutir las escenografías en las que se cometían errores garrafales de estilo, a veces a propósito para hacerla más moderna y acorde a nuestros tiempos y otras, por total falta de conocimiento de la historia.
Recuerdo en especial la escenografía (traída de Europa) con un acto que transcurría en un coto de caza totalmente Belle Epoque de puro cristal y hierro forjado pintado de blanco, muy hermoso por cierto pero que en la época de Lucia de Lammermoor era imposible que se pudiera hacer, ya que aunque en el siglo 17 ya los ingleses habían inventado vidrios con plomo , mucho más fuertes que los de yeso traslúcido, o mica de la antigüedad se armaban encastrados en plomo con parecido método al de los vidrios de colores utilizados para los vitreaux de las iglesias, algo tan caro que a nadie se le hubiese ocurrido utilizar para un coto de caza en el siglo XVII.

Mezclar algo antiguo de alta calidad con lo cómodo moderno es muy agradable, pero deben tener siempre el mismo espíritu, un hermoso casullero tallado medieval de roble nunca se puede poner al lado de preciosas sillitas isabelinas o adornos rococó, armoniza más con peltres o cerámicas Delft o de Talavera, esto es lo que choca de la puerta vieja de demolición entre cristales que permiten ver un silloncito de budoire y otro asiento pintado de blanco que deben haber fabricado con un pie de cama de hospital…
Algo así, como los modistos actuales, que nos quieren convencer que un conjunto de blue jean agujereado con adornos y puños de visón es hermoso y adecuado para ir a una gala del Colón.

 

SUMATE AL PETITORIO PARA LLEGAR A 2500 FIRMAS

PODÉS FIRMAR EL PETITORIO AQUÍ 

 

 

PODÉS ENCONTRALO EN LAS SIGUIENTES LIBRERÍAS 

 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA LANATA Y LEVINAS SACANDOLE LA CARETA A Andrea Giunta: ‘Cañete la desarmó teóricamente y ella no lo pudo soportar’