ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE FANON

Victimizando públicamente a la víctima que es menor, mostrando su cara como hacen los medios progresistas e insultando a los posibles victimarios de lo que desconocen como si supieran algo lo único que se logra es que los que gritan “horca” por todos lados produzcan más daño que reparo y además sospechas de que lo hacen para su propia tribuna en el mejor de los casos. No puede ser evidente una imagen leída en un video sin contexto. Hay que abrir a los organismos que se ocupan de la temática, llevar adelante cámaras Gesell, hacer ambientales y ver qué responsabilidades familiares hay. Todo lo demás, lo que sabemos de los abusos, indica que hay que buscar primero en las propias familias antes de salir a ejecutar monstruos ajenos.

Si fuera cierto el abuso, a la piba la cagaron por tiple parte: el abusador, los que callaron ante las sospechas y la nueva moralista tribuna policial que expuso a la piba menor de edad impunemente a los gritos para que la señalen todos y todas en el colegio, el el almacén, en la cancha de fútbol y dentro de 10 años en lugar de ir a operar sin el aplauso de los fans de la cárcel, como haría alguien que quiere de verdad cambiar las cosas.

AL RESPECTO LJO DICE

1. Que los linchamientos físicos y simbólicos por situaciones sacadas de contexto siempre han existido, pero con las redes sociales y el uso que hacen de ellas ciertos grupos militante es (feministas, veganos, etcétera) toman otras dimensiones. Esto no es una situación que se deba a las luchas feministas actuales, pero es cierto que este juzgar y sancionar sin tener toda la información es un error que cometen muchos militantes actuales.

2. La idea es crear un sistema mejor, no repetir los errores del pasado, por lo cual aspectos básicos de justicia deben mantenerse siempre, como la presunción de inocencia. El “yo te creo hermana” debe ser un principio institucional, es decir toda denuncia debe ser escuchada e investigada por el Estado, pero la mera denuncia no debe ser la prueba condenatoria. Socialmente, el “yo te creo hermana” debería convertirse en el “no te juzgo hermana”, porque la injusticia histórica que pesa sobre los testimonios de las mujeres es que se usa su vida previa para justificar los delitos en su contra: usaba ropa chica, le puso los cuernos, no estaba en su casa a esa hora…

3. Sin duda no hay elementos para señalar que este hombre es un abusador sexual, pero aún así su conducta no es correcta, algo de lo que él no parece consciente. Hay expresiones de cariño que deberíamos ir replanteando, no porque eso dicen las feministas, sino porque el sujeto que las recibe se siente incómodo. No hablamos de una bebé, sino de una niña que ya tiene algo de consciencia sobre su cuerpo y se nota la incomodidad del gesto en el vídeo, por más que él no tenga ningún tipo de satisfacción sexual al tocarla así. La niña no tiene ningún tipo de autonomía de la forma en que él la está agarrando. Si el niño o la niña rechaza la interacción, no lo hagas, no importa si hay otros niños que sí las reciben gustosos. Cuando las quieren, la buscan, así que no: no obligues a un niño a sentarse en tus piernas y quedarse ahí eternamente (como pasa en el vídeo), no le des besos en la boca, no les toques las tetas para ver si están creciendo, no entres a su cuarto cuando se están cambiando. No lo hagas aunque sea tu hijo. Ningún niño va a querer que les toques las tetas o le des besos con la boca abierta, pero los abrazos, los besos sutiles, las sentadas en las piernas o las ayudas para vestirse son algo que ellos piden autónomamente, si lo desean y si se sienten cómodos.

Y, FINALMENTE, ASÍ PRESENTO LA SEGUNDA EDICIÓN DE MI LIBRO

 

SUMATE AL PETITORIO PARA LLEGAR A 2500 FIRMAS

PODÉS FIRMAR EL PETITORIO AQUÍ