ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SR.FEUDAL

El comentario reduccionista de Pauls, a mi entender,, resulta efectuado desde un lugar entrópico de clase media urbana intelectualizada, y por ende, falto de perspectiva.

Romantizar la drogadicción como lo hace Pauls no aporta perspectiva superadora alguna, hasta casi sonaría como autojustificable. Bien podría aportar, y mucho, compartir su trabajo de autoconocimiento de sus vulnerabilidades, y por ende de su autosuperación.

Un artista puede ser sensible de alma, pero esa sensibilidad es la que cimenta llo insoportable de la propia vulnerabilidad, ya sea por ausencia de aceptación del contexto, ya sea por la autoexigencia de estar siempre en la “cresta de la ola”, ya sea por copiar el paradigma cultural asociado a la liberación de la creatividad.

Sí estimo que todo adicto es una persona vulnerable. No resulta cómodo reconocerse vulnerable en una civilización que inculca y felicita el paradigma de la competencia llevado al extremo.

Creería que el adicto intenta sobrelllevar como puede una realidad personal que -desde su perspectiva- se lo lleva puesto: en forma concreta -por necesidades básicas insatisfechas, aplicables primariamente a las clases bajas-; el pibe de la calle que se paquea lo hace por su extrema vulnerabilidad social desde lo biológico, puede ser sensible pero no es la base, por eso la rehabilitación de estos casos intenta girar sobre la adquisición de un oficio; o por necesidades de representación simbólica de mayor alcance -pertenencia, referencia, competencia- mas propio de clases medias y altas; falencias referidas a autopercepciones iintolerables, una dinámica familia disfuncional que no cumple con la conformidad preestablecia, consumo recreativo por pertenencia a grupo social, y hasta el caso extremo del operador de mesa financiera cocainómano auto exigido en su maximización de tiempo, son todas vulnerabilidades difíciles de asumir porque son incumplimientos en el check points social, nos hacen asumir que no pertenecemos a la especie (culturizada).

 

Y, FINALMENTE, ASÍ PRESENTO LA SEGUNDA EDICIÓN DE MI LIBRO

 

SUMATE AL PETITORIO PARA LLEGAR A 2500 FIRMAS

PODÉS FIRMAR EL PETITORIO AQUÍ