ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE WOTAN

El daño irreversible al Teatro Colón comenzó con el MasterPlan.

En 2007 cuando asumió Macri en la Ciudad impulsó el MasterPlan de remodelación edilicia, con modificaciones que ya entonces revelaban el verdadero plan: convertir un teatro-fábrica de producción propia en una sala de alquiler para eventos.

De la misma manera, el nombramiento del amateur inoperante Horacio Sanguinetti aplacaba al “sector paquete” y escondía el nombramiento de Martín Boschet en la dirección ejecutiva. Este fue el del escándalo con la fiesta de Converse en el teatro vacío (botón de muestra para el futuro). El nefastísimo García Caffi mostró la peor cara del neoliberalismo: conflictos gremiales, negociados de todo tipo, autoprogramación como regisseur, hasta la muerte de un trabajador acallada por una coima… y para coronar a Ubu Rey, el pacto con el protegido de Macri Avelino Tamargo para hacer los shows de las Elegidas y demás adefesios, un gran negocio de triangulación de dinero público que -no es casualidad- incluyo actos partidarios encubiertos. Esto abrió la puerta a otros negociantes del oficialismo porteño, por ejemplo el festejo del Día del Peluquero.

En esta espiral descendente, la figura de Lopérfido (odio reconocerlo) fue el mal menor: subió levemente el nivel artístico (ya que al menos es un poco más informado que sus antecesores y sabe quién es Peter Sellars) e intentó limitar los negociados de Tamargo. La tapa de Caras con Esme es apenas una anécdota, ya que antes la Vieja de Mierda se había apropiado del Salón Dorado para recibir a Macri en su “hotel” (eso dijo), evidentemente esto forma parte de la propaganda mediática del gobierno porteño.

Hoy tenemos a una burócrata municipal que no distingue una fusa de un calderón, un inepto director mexicano que solo es reconocido por pedir contratos fantasma para sus amantes, y nuevamente por detrás volvió Martín Boschet para seguir con los shows-negociados. Además, no devolvieron el dinero de los abonos de la temporada cancelada 2020 y pusieron a la venta entradas para una temporada 2021 que sabían no se iba a realizar.

El arte dejó el teatro y solo queda un palacio vacío, que sirve de centro de testeo de covid, el mensaje ominoso de la posibilidad de la muerte. Telerman al menos tuvo el buen tino de permitir el uso del San Martín como centro de vacunación, un mensaje de esperanza.

Los talleres ya no están en el teatro, la tradición histórica se interrumpió y quienes podían trasmitirla ya no están en el teatro, una banda de ladrones dirige el Colón.

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

LA PRIMER PARTE DE MI ENTREVISTA CON REP RESPECTO DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’