Llegó el momento de hablar de la salida de Jorge Rial de la TV Argentina y más específicamente, de su estrepitoso fracaso en TV Nostra. Me puedo referir a esto porque, en principio, estuve involucrado, al menos parcialmente. Como comenté en alguna oportunidad, un mes y medio antes de salir al aire, Rial me convocó para sumarme de alguna manera al programa que sonaba, por lo pronto, promisorio. Le dije que no tenía tiempo por mis compromisos académicos y por el perfil que quería darle a todo eso zunque todo eso fue previo al escandalo que me colocó en otro lugar totalmente diferente. Esa convocatoria inicial de Rial no venía de la nada sino que era el producto de charlas amistosas y ademas de una consistente tendencia de Rial a inspirarse en LANP. Esto, de ninguna manera, significa una acusación de plagio sino que había algo temática y energéticamente que Rial encontraba que lo inspiraba de este blog. Esto, desde ya, no es novedoso ya que se me ha venido acusando de ser el Rial del arte y esto, indududablemente, deriva de esa suerte de afinidad energética. Yo, insisto, creo que Rial es uno de los pocos presentadores/periodistas que puede unir registros algo elevados de interpelación con lo abiertamente popular. No hay muchos otros que puedan hacer eso aunque este fracaso hipoteca ese rango. Hasta allí las similitudes. Desde allí, las diferencias.

El aspecto performático de este blog es sistemático y con esto quiero decir que hay un sistema. Contra mucho de lo que se plantea, no hay nada personal. A la mayoría de quienes este blog critica yo no los conozco personalmente ni pertenecen a mi ecosistema de afecto o intereses personales. Por ejemplo: el que diga que a mi me calienta Alfredo Dufour, es porque no conoce ninguno de mis amantes. El pobre pibe no podría abrir ni la puerta. Dicho de otro modo, el blog como el futurismo de Marinetti no opera de manera personal sino que identifica un objetivo que es el sistema exclusionario del arte y lo critica de manera indiscriminada y hasta despiadada. Para esto se necesitan ciertos recursos y metodologias teóricas e intelectuales que permitan discernir los temas y teledirigir las bombas y digamos que mal que mal, esto me llevó no solo a enfrentarme sino tambien poner en evidencia las practicas anti-democraticas y filofascistas de instituciones como la corrupta Asociación Argentina de Críticos de Arte (Fernando Fariña) y academicas como Giunta, Malosetti Costa, Plante y hasta la misma Mari Carmen Ramirez que lejos de salir fortalecida de su faux pas quedó en evidencia como a cargo de una institución corrupta. Esto es algo que antes del intercambio no era claro.

Lo de Rial siempre ha sido, por razones de medio obvias, menos sistemático y performatico. Frente al proyecto de TV Nostra, Rial parece haber quedado preso entre dos estructuras: por un lado, la maquinaria de marketing de America TV de costo cero que le exigía novedad a pesar de no tener los recursos presupuestarios para hacer un programa de investigación y humor como él realmente quería. El resultado fue una suerte de Bendita TV con aspiraciones estetizantes sin demasiada claridad respecto de hacia donde esa estética apuntaba. De última, los aportes estéticos se volvieron narcisistas y nada mas que eso lo que, como es bien sabido, acabo apuntalando una estetica personal siempre, sin dirección. Es Rial un motoquero paquete o un Justin Timberlake-uber-designed fashionista que no usan Gucci sino Etiqueta Negra. Nunca lo sabremos. Lo cierto es que la intencion de transformar a Rial en un objeto de deseo va contra su propia naturaleza. Rial no es un tipo atractivo. Su fuerte no ha sido eso y por atractivo me refiero estrictamente a ‘carisma sexual’. El resultado fue torpe. En otras palabras, sin recursos para hacer mucho mas que un programa de chimentos con panelistas, Rial se vio en la obligacion de nominar tres personas que respresentaran a la audiencia en esa discusión que el programa empaquetaría: Marina Calabró (la más carismatica y profesional) sería la tiradora de centros y comentarista aguda; Diego Ramos sería la bella voz del ‘hombre común’ y Angela Lerena comentaría deportes como token de la identidad de género. El problema de Calabró es metodológico porque se ha transformado en lo que en canto sería algo equivalente a una cantante de cabaret. Sus comentarios son pertinentes pero habla demasiado desde ‘adentro’ del medio televisivo y para ellos. Es como si su audiencia fueran los ejecutivos de la emisora. Ya no le habla al espectador. Por su parte, el ‘bello’ Diego Ramos carece de ‘carisma sexual’ y este es un gra problema ya que tenia que calentar mientras traducía todo al lenguaje al llano del espectador promedio que quedaba excluido del debate intra-televisivo. El problema de Ramos es que no calienta salvo retoricamente a las señoras y señores de mas de setenta que, hoy por hoy, no hacen de un programa como TV Nostra, un exito. La evidencia fue clara.

Fue ahí cuando llegaba la cuarta parta que hubiera sido yo. Mi apuesta iba a ser performatica y muy jugada pero en medio fue el escandalo de mi premio y el best selling del libro y Rial en lugar de intentar aprovechar eso se acobardó. A mí me hizo las cosas faciles porque en ese nuevo contexto yo no podía sumarme a ese programa de ese modo ya que la performance hubiera sido mera provocación o defensa. Los terminos de correccion politica en los que Rial habia formulado el programa ya tampoco tenían remedio. Si querés ser vanguardia, tenés que sostenerla contra viento y marea hasta que la gente entienda lo que querés hacer pero en lugar de irse hacia la izquierda (o la derecha), Rial se fue demasiado hacia el centro sin poder manejar el ‘edge’ que tanto promocionó y la gente se vio inmediatamente decepcionada. A una semana de comenzar, ya había perdido. Sé y estoy convencido de que Rial quería LANPizar pero tal vez el escandalo hizo que no se animara lo que demuestra sus pobres credenciales de vanguardia lo que abre toda una serie de preguntas respecto de quienes seremos los que quedaremos en la historia de estos debates. Empujar, romper, redefinir, subvertir la imposibilidad actual argentina a tolerar ni la critica ni el humor: esa era la tarea de Rial en TV Nostra y es mi tarea. En lugar de eso…. se volvió higienico, se fue a dar la vacuna, contrató

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

LA PRIMER PARTE DE MI ENTREVISTA CON REP RESPECTO DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’

loveartnotpeople