View this post on Instagram

 

A post shared by Pasto (@pastogaleria)

 

Hace tiempo, comenzaron a preguntar mi opinión sobre un artista que apareció en esa plataforma performatica oportunista que suele ser ArteBa y que por razones obvias, en medio de esta obsesión del mundo del arte por sobreactuar su supuesto anti-racismo, presenta ejemplos muy obvios y lineales de lo que supone no serlo. Esto dicho en la semana en el que Presidente de la Nación sincera lo ante dicho y afirma que los Argentinos somos lisa y llanamente ‘europeos’. Esto significa que desde las esferas más elevadas de nuestra Nación, personas como yo con cierto porcentaje de sangre indigena (y en esto creo soy parte del 90 por ciento de los argentinos) y ni hablar de Mauricio Poblete cuyo orígen coya es mucho más evidente, son directa y oficialmente invisibilizadas. Mi hipotesis respecto de Poblete es que en la Argentina para ocupar el lugar intelectual de la subalternidad racializad, uno tiene que afirmar la carencia. No se puede ser excelente y subalterno ya que eso amenaza el muy precario sentido de sí mismo que tiene la comprometida masculinidad heteronormativa supuestamente europea.

Dicho de otro modo, en este contexto de racismo estructural que en el mundo del arte intenta ser especificado a traves del tradicional recurso de la ironía como mecanismo retorico de desplazamiento que indica lo opuesto a lo que supone significar, la presencia misma de Mauricio Poblete en el evento más significativamente elitista del arte argentino es un acto de solapada des-racialización racista. Esto no es simplemente una apreciacion de valor sino que tiene que ver con el tipo de ‘negrito’ que el sistema elitista y racista argentino elige para colocar en estos lugares de visibilidad. En este caso, Mauricio Poblete es valorado porque confirma a ‘el negrito elemental y poco inteligente’. Su obra es de un travestismo lineal que no tiene otro efecto que llenar con ‘negritez’ los topos mas evidentes de la historia del arte universal de manera simple y evidente. No construye una crítica al sistema que lo domina sino que se transforma en una pancarta que grita con poca elegencia ‘soy subalterno y quiero participar de la manera mas burda y desde afuera aunque me hagan creer que estoy adentro’. Solo eso. Su simplicidad intelectual confirma que su lugar tiene que ser el del ‘negrito’ que rasca la puerta para entrar y  para afirmar su visibilidad pero no de manera inteligente sino de la manera más elemental posible. Poblete ocupa el lugar que ocupa porque su rigor intelectual y su valor artistico es nulo y en tanto tal confirma que solo a los pateticamente carentes se les permite el lugar de validacion del subalterno para así, dejar bien en claro a todos los blancos, que nunca dejará de ser lo que ellos creen que él es. La espectacularización de la insuficiencia en el contexto más racista posible. J A T

 

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

LA PRIMER PARTE DE MI ENTREVISTA CON REP RESPECTO DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’