Lo interesante del quilombo entre la modelo Rebecca Fox y Cande Tinelli es indudablemente la diferencia de grado en la acusación que nos lleva al eje de los debates sobre la imagen en el contexto de la historia de la misma. En el caso de la más pedestre Pecci Carou la discusión sobre si el calco de una serie de personajes de manga japonés al lado de un gorila alegorizando al ‘anti-peronista’ en tanto movimiento alegórico simplificado constituyen, en sus diversas gradaciones: alusión o plagio. Creo, honestamente, que no hay mucha duda. Ella vio un elemento de la cultura japonesa que le interesó y lo trasladó (calcó) según sus propias necesidades o, mejor dicho, las de su propia narrativa filo-peronista. No creo que haya demasiado más que decir más allá de la falta de concepto artístico que justifique la copia. Lo hecho por esta señora es ‘ilustrar’ una narrativa con un cross de derecha (y uso la derecha muy deliberadamente) a la oposición política. Es por eso que se ganó el lugar en un museo nacional como el museo Evita y tiene encargos afines por miles de dolares mientras mantiene un cargo publico. Dicho de otro modo, el plagio en tanto plagio no está mal en un contexto de intertextualidad post-moderna como la misma artista plantea, el problema es el recurso narrativo y su intencionalidad. Es lamentable, pobre, retrogrado, fachista. Solo amerita este tipo de debate en este tipo de contexto de empobrecimiento cultural.

Sin embargo, en el caso de Fox y Tinelli hay una acusación que cala más hondo y tiene que ver con, al decir de la británica: un intento ‘clonación de vida’. Sí, sí… como la oveja Dolly. Esto es, desde ya, mucho mas interesante ya que si se tiene en cuenta que Mica tiene como padre un template de persona o, mejor dicho, un personaje espectral parecido a Max Headroom y una madre que busca auto-disolverse en su alcoholismo como la copiadora buscas autotacharse con la modificación corporal de pigmentación de su propia piel. La proclama de ‘clonación de vida’ adquiere algún tipo de sentido cuando lo ponemos en este contexto ya que no sorprende que Cande quiera ser otra asi como Mica quiera tener el rostro de su madrastra para seguir agradando ‘sexualmente’ (?) a su padre. Todo se vuelve, desde ya, mucho mas interesante cuando se mete Mica (la de Tinelli) con su habitual tendencia a desestimar la vida de los otros por no ser un miembro del clan al que define como ‘tener el exito (mas no el trauma) de la vida de una hija de Tinelli’. Por eso, dice: ‘Fox debe estar necesitada de prensa’. En donde? En Argentina? En Inglaterra? Es en este punto en el que todo deja de tener sentido y tenemos que volver a la acusación de clonación que tiene como contraparte la cuestión de la iconización y su contrapartida, el iconoclasmo. Si lo que se clona es una vida ponderada, esa vida supone (al menos para el que lo clona) valer mas de lo necesario al punto de calificar como ícono. El problema con el ícono es la adoración per se sin tomar en cuenta que no es la esencia misma lo que se precisa adorar sino una representación virtual o material de la misma. Para Cande, Fox es la sustancia de lo que se debe ser y por eso copia todos sus props y atributos para, al hacerlo generar la energía ‘divina’ necesaria como para convertirse en alguien cuya existencia tiene sustancia en los términos y las condiciones del ser adorado (la Fox). Iconos en términos de entretenimiento sexual y modificaciones corporales como el tatuaje. Un giro mas religioso de lo que se puede llegar a creer. J A T

 

SUMATE AL PETITORIO PARA LLEGAR A 2500 FIRMAS

PODÉS FIRMAR EL PETITORIO AQUÍ 

PODÉS ENCONTRALO EN LAS SIGUIENTES LIBRERÍAS 

YouTube video

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES PARA LANATA Y LEVINAS SACANDOLE LA CARETA A Andrea Giunta: ‘Cañete la desarmó teóricamente y ella no lo pudo soportar’

 

loveartnotpeople