Sigue el debate entorno de la copia de Fátima Pecci Carou y me atrevería a decir que el artículo de Camila Alfie para Página 12 decanta un poco más no por lo que especifica sino por lo que pone en evidencia. Debo confesar como amante del arte cierta alarma por el tono (un poco iniciado con mi cancelación este año) fachista de la discusión. Si hay algo que podemos declarar en este punto es que la ‘grieta’ se ha instalado en el centro del arte porque el gobierno ha transformado a la politica cultural articulada entorno de las politicas de identidad (integralistas per se) en el centro de un debate que de no serlo deberia ocuparse de cosas mas importantes como los verdaderos abusos: las ventas de las remanentes empresas estatales al Grupo Vila y Manzano y la virtual desaparición de las políticas públicas de la clase media que no ni esa oligarquía dolarizada que es inmúne a cierres de fronteras y la nueva elite que es la de las plantas permanentes del Estado y del CONICET, financiadas con mediocridad, peso recien impreso y de devaluado valor y nutrida por el tipo de debate para el que Pagina 12 está contratado.

Quiero que, para empezar, prestemos atención al tono con el que la periodista cultural Alfie presenta el problema para luego darle la palabra a Fernanda Laguna. Alfie dice:

‘Pero esta noción fundamental sí escapó, o más bien, fue conscientemente ignorada por los periodistas sin marco teórico y los nuevos críticos de arte de Twitter, que efectuaron un virulento ataque en tono machista y violento hacia una artista plástica argentina. Esta vez, fue Fátima Pecci Carou la señalada y la expuesta, que tuvo que hacerle frente a las acusaciones misóginas y elitistas de un cardumen de trolls que la acosaron en las redes sociales alegando que ella había plagiado en su obra a personajes de animé de otras dibujantes japonesas. En este escenario expresaron su rabia hacia ella deseándole “lo peor” de lo peor. No solo por haber tenido el atrevimiento de haber “copiado”, sino también por haber copiado mal, porque su trazo no respetaría las lineas clásicas del animé tradicional, lo cual fue leído como un sacrilegio y una transgresión que merece ser castigado con el escarnio público’

Alfie usa en un párrafo los siguientes términos: ‘ignorante (de marco teórico)’, ‘virulento’, ‘misóginas’, ‘cardumen de trolls’, ‘rabia’, ‘desear lo peor’. Dicho de otro modo, Alfie redujo a los criticos de Pecci Carou a un grupo de animales (peces carroñeros… posiblemente pirañas) ignorantes por carecer de un marco teórico tanto estético como feminista que, supuestamente, es dado en ciertos centro de educación estatal a estas personas que suponen poseerlo. Necesito esecificar el nivel de elitismo y privilegio blanco de semejante aseveración? En nuestro país, el morocho si bien tiene la oportunidad de acceder a esas instancias educativas, no tiene el tiempo o los recursos físicos para poder acceder a él. Inmediatamente, por no poder hacerlo, Alfie lo arroja en el mismo foso de los ‘machirulos ignorantes que atacan desde el anonimato’.

Pero sigamos, la pregunta que Alfie ahora intenta responder son las razones del ataque. Dice Alfie:

‘Sobre todo, porque es feminista, peronista y le va bien; sobre todo, porque su obra es reconocida y elogiada por coleccionistas. Este barullo virtual agresivo, misógino y disciplinante, alineado con ideas reaccionarias y conservadoras propias de un libertario de Youtube escaló hasta los medios masivos, que no tardaron en replicar este discurso y construirla como construyen a todas las mujeres que quieren ver caer.
Sobre este tema, varixs artistas que prefieren resguardar su identidad para evitar posibles ataques que desemboquen en cierres de cuentas, señalan que esta práctica “es una tradición argentina” sistemática: “Todos los años le hacen esto a una pintora y cada vez escala más y más. Cuando una gana algo o vende una obra dos pesos ya están atacándola y la señalan como ‘polémica’, ‘controversial’”.’

Lo que denota el párrafo anterior no es tanto la crónica del propio miedo sino una advertencia. Argentina vive en epocas oscuras y las politicas de identidad, en este caso el feminismo, es usado como arma y como amenaza para amordazar (para aquellos que no viven del Estado) y como despido (para aquellos que viven). Esto nos lleva a pensar en ‘el marco teorico’ al que se refiere Alfie. Por ejemplo, en los circulos de Malosetti Costa en la USAM o de Giunta donde sea, lo que se enseña es el feminismo de segunda ola que tiene que ver con la invisibilización sufrida por las mujeres a partir de diferentes criterios, entre ellos, la cuestion de la calidad. Esto poco tiene que ver con las alianzas entre grupos excluídos o dañados y reduce el debate a un debate de cuotas (femeninas, de trans) y coloca a la calidad en el lugar del ideologema, oseas, de aquello de lo que hay que desconfiar. En sintesis, para este tipo de ideología, la estética es un insulto de ignorantes machirulos. Se puede pensar el arte así?

Y es ahí donde aparece Nosotra Proponemos y Alfie dice:

‘Por otro lado, Nosotras Proponemos, la Asamblea Permanente de Trabajadoras del Arte, expresó su repudio contundente y su preocupación frente a la ola de violencia que sufrió la pintora. “Un ataque de esta índole, basado en fuentes de dudosa procedencia, impregnado por categorizaciones ingenuas, desinformadas y anacrónicas que no tienen cabida en el campo intelectual artístico e impulsadas por personas totalmente ajenas a los procedimientos del arte contemporáneo, nos lleva a sostener que esta operación no sólo no tiene como objetivo iniciar ningún debate cultural, sino que es un ataque a nuestra compañera por su posición política”, sostuvo el colectivo’.

Mi opinión respecto a esto a concreta. Desde cuando un ‘colectivo’ opera en el arte con ‘repudios’ contra supuestas ‘olas de violencia por la supuesta posicion politica’ que dicho sea de paso es oficialista. Nunca nos olvidemos que aquí las victimas son las dueñas del aparato oficial en uso de los recursos del Estado, tanto con sueldos como con Telam y la mar en coche.

Y este es el punto en el que Fernanda Laguna, como matriarca oficialista emite su opinión y responde a la siguiente pregunta de la siguiente manera:

¿Qué moviliza a estos ataques? ¿Qué buscan, además de desprestigiar a la artista?
–A Fátima le viene yendo bien, le compran cuadros, ganó el premio ArteBA que es como, por ejemplo, La Rural: lo más conservador del mundo. Yo creo que la agredieron a ella porque está en el Museo Evita, porque es peronista y porque es como conectar ‘Cristina chorra’ con ‘Fátima chorra’. Las notas están absolutamente ligadas a un contenido político, a hacer una crítica al museo, a decir ‘¡cómo lo permite!’, ‘¡con nuestros impuestos!’, etc. Tienen un sesgo político y antiperonista, es una persecución para golpear al gobierno.

Mi comentario: Esto es interesante porque Fatima tiene todo. Tiene el apoyo de la ignorante burguesía de derecha vernacula y el del mas rancio feminismo estatista y la pregunta es la siguiente: no será que de la conflación de esa derecha y el estatalismo progre surge el verdadero espiritu kirchnerista y es esto lo que acaba molestando no a los que la atacan por copiona sino a las atacadas?

Alfie pregunta: ¿Qué pueden hacer lxs artistas para disputar estas nociones con respecto a las apropiaciones?

–Lo que podemos hacer es unirnos y mostrar todas las apropiaciones que todxs hicimos, porque son una forma de homenajear a otro artista. Igualmente, hay gente que se opone a esto, pero en ese caso se podría armar un debate, no un ataque directo contra Fátima. Por eso estar unidas es fundamental, que exista Nosotras Proponemos, Asamblea Permantente de Trabajadoras del Arte, es lo más. Que ya haya una estructura armada es importante.

Kekena Corvalán es curadora, investigadora y docente de arte contemporáneo y le “molesta mucho que la gente piense que los artistas se ganan la plata fácil”. “Que usan los impuestos, que le roban a alguien, que no se ganan la plata limpiamente”: “es algo muy típico que pasa con pibas como Fátima”, reflexiona.

Mi comentario: Realmente no creo que aquí ocurra lo que plantea Kekena Corvalán. Sin embargo, ella está señalando un sistema de privilegios que existe y que les toca. No creo que se las ‘odie’ por esto, lo que se les exige es mayor, como dicen ellxs, ‘marco teórico’….

 

 

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

 

MI CHARLA CON PIO TORROJA SOBRE FRAGMENTAR EL FUTURO DE YUK HUI