ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

En realidad sería al revés del planteo del artículo: Frida Kahlo ha sido apropiada culturalmente por las fuerzas del norte, a mi criterio, para desactivarla y tergiversar su obra. Porque hoy la cara y la imagen de Kahlo está en remeras, posters, tazas, fundas de celulares, y todo lo que se pueda comprar, pero eso no es ni ella ni su obra, sino una parcialidad que llega, conveniente.

Actualmente Frida Kahlo sirve como ícono para un feminismo mainstream que le reivindica como “mujer queer” (o al menos así es como se la describe en el artículo en cuestión) o mujer empoderada, pero esa masa consumidora de sloganes no conoce su obra pictórica mínimamente, u omite el dato biográfico de su sumisión a Diego Rivera porque eso no se dice. Se la presenta como uno de esos íconos feministas muertos o esterilizados, que efectivamente no generan un verdadero quilombo, sino solo identificación estética. Es como si hubiese una Frida Kahlo para armar a gusto, dentro de la lógica del mercado, que selecciona o evita mencionar parcialidades de su existencia.

Evidentemente su obra es poderosa y generó alerta en el seno del arte visual y sus aparatos de difusión, en su momento. La obra sigue estando ahí, al acceso, pero el sticker y el filtro de red social llega más, y esa no es la Frida real, sino la distorsión que vende y licúa su obra como experiencia vital.

Y digo esto sin que su obra me interpele, me llegue o me conmueva. Creo que la fuerza de su obra radica en su condición de mujer y de autobiografía honesta, pero no me pasa nada… aunque me jode saber que la imagen de Kahlo que hoy circula está mal-interpretada, y que eso no es accidental.

 

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

YouTube video

 

MI CHARLA CON PIO TORROJA SOBRE FRAGMENTAR EL FUTURO DE YUK HUI

 

loveartnotpeople