ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE SABATEZ

De nuevo, como siempre, la policía resolvió disparando.Es hora que realmente se ponga en agenda el tema de las armas reglamentarias de las fuerzas de vigilancia en Argentina. La policía no debería portar armas para matar porque, legalmente, en Argentina no hay pena de muerte.

Está claro que cuando entrenan (“estudian”, ponele) para policías, no tienen herramientas para resolver un conflicto si no es disparando. Todo recae en el revólver, en la bala de plomo. No saben ni pueden ni les interesa resolver si no es matando. Total, el Estado les banca, les da el abogado gratis y, si el gobierno es de derecha y como policía matas por la espalda, incluso te recibe el Presidente y te felicita.

Después sale Sergio Berni a decir “esto con una táser no pasaba”, y los peronautas lobotomizados a decir que la pistola taser nos retrotrae al momento más oscuro de nuestra historia. Ambas partes tienen razón. Pero ninguna de las partes, ni la sociedad, cuestiona el hecho de que quienes deberían cuidar a la sociedad portan armas que pueden matar, y matan, y con impunidad.

Chano me importa un carajo, honestamente. Pero es un caso más de gatillo fácil. Porque un cuchillo para cortar pan, ni punta tiene, y si un policía no tiene ninguna herramienta para defenderse de eso, excepto gatillar a matar, el entrenamiento que le dieron es mediocre, escaso, corrupto, y carnicero. Apuesto a que el yuta que lo gatilló debe estar contando la anécdota con sus amigotes yutas, todos cagándose de risa, comiendo pizza garroneada y aspirando la merca que venden en los barrios.

Eso es y siempre fue la policía argentina, y siempre será. Pero por lo menos deberíamos plantear que no porten más armas de fuego. Y si no pueden hacer su trabajo sin balas de plomo, pero quieren “cambiar el mundo”, mejor que estudien un profesorado.

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

 

MI CHARLA CON PIO TORROJA SOBRE FRAGMENTAR EL FUTURO DE YUK HUI