ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE PABLO

Tenía 7 años en 1997 cuando fuimos a ver algunos partidos de boca con mi viejo porque jugaba Maradona. Cierto los ojos y me acuerdo del olor de la cancha! Del diego con la franja amarilla teñida en el pelo, de mi viejo diciendo Uh!! cuando un remate de Maradona casi termina en gol, pero no.

Lindas sensaciones, anécdotas, recuerdos, esto nos da el fútbol. También la posibilidad de conocer la locura momentánea, y de morir en vida y volver a renacer.

Las canchas funcionan como una cloaca donde la gente va a largar toda la basura que lleva dentro. Que estén cerradas al público es un problema. Es como que a la gente de villa Crespo y Palermo le clausures la posibilidad de ir al psicólogo todas las semanas pero a amplificado a nivel país.

Hablo de lo bueno del fútbol, de la pasión. Dejo de lado los negociados espurios que hoy lamentablemente dejaron de rodear al fútbol para ser parte del espectáculo y del deporte, perjudicando al juego y la experiencia del hincha. En un mundo ambiguo, el fútbol también lo es, con sus cosas buenas y malas.

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

 

MI CHARLA CON PIO TORROJA SOBRE FRAGMENTAR EL FUTURO DE YUK HUI