ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ERIKA KOHUT

Lo que más me llama la atención, de un tiempo a esta parte (antes del covid, hace diez años más o menos) es que el que no se vacuna es “malo” o inmoral, o enemigo de la salud pública. Cuando yo era chica en los años 80 y 90, recuerdo que si se comentaba que alguien no se había vacunado era digno de lástima o ignorante. Nos deciamos, “pobre, se va a enfermar”. Esto de juzgar que quien decide no vacunarse (jamás o evitar algunas vacunas) es una especie de terrorista que comete un atentado es un fenómeno reciente. Similar al mito de que quien no fumiga su departamento es culpable de las cucarachas del vecino.

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

 

MI CHARLA CON PIO TORROJA SOBRE FRAGMENTAR EL FUTURO DE YUK HUI