ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE NOTICIAS

Ya no es Victoria Vannucci, el nombre con el que se hizo conocida primero como tenista y luego como mediática. Tampoco Miriam, el nombre con el cual se convirtió al judaísmo para casarse con el empresario Matías Garfunkel. Hoy pide que la llamen simplemente Vick. Instalada en San Diego, donde abrió una cadena de restaurantes veganos, consiguió su último objetivo: recaudar US$100.000 para donar a Humane Society, la ONG más importante de Estados Unidos dedicada al cuidado de los animales. La suya, al menos en redes, pretende ser una historia de transformación y redención.

A fines del 2016, una cuenta de Twitter llamada “Mucamas de Garfunkel” había difundido imágenes de la entonces pareja en un tour de caza en África. Las fotos de ellos posando con animales muertos se sumaron a la denuncia que les habían hecho sus empleadas domésticas por haber sido despedidas sin previo aviso ni indemnización y el escandaloso vaciamiento del Grupo 23. El empresario dijo que era víctima de amenazas y el matrimonio se instaló en Estados Unidos. Desde entonces, poco se supo sobre ellos.

Sin embargo, desde que se conoció la noticia de la separación, Vannucci cambió el rumbo: se hizo vegana y cambió el negocio de la lencería erótica por el de la gastronomía. Atrás quedaron sus fotos en la mansión de Belgrano rodeada de obras de arte millonarias. Ahora Vick posa en su huerta orgánica y sube a sus redes videos de cocina saludable.

La recaudación de fondos para Humane Society es tan solo una de las cosas que está haciendo para cumplir lo que considera su “misión”. De hecho, en una publicación en Instagram de septiembre del 2019, la ex mediática escribió: “Cometí una buena cantidad de errores en el camino, incluidas decisiones de las que no estoy orgullosa, que ignoraban la realidad de lo que está sucediendo con nuestro planeta, el cuidado y la consideración que debemos tener por sus animales y ecosistemas. Me tomó bastante tiempo comprender la verdadera importancia de estas cosas y cómo yo también debo convertirme en una servidora en este mundo. Me di cuenta de que debía reconocer mis propios errores y rectificarlos”.

Además de haber cambiado su propia alimentación y abierto un restaurante, tiene un emprendimiento con jardines orgánicos en colegios donde los niños plantan vegetales. En sus redes sociales, todo su discurso gira en torno a la sustentabilidad con consejos sobre cómo reemplazar los plásticos o secretos para no desperdiciar comida. Su nueva imagen parece darle réditos: en junio de este año, la productora “Linda Vista Estudios” confirmó que Vannucci firmó contrato con Netflix para un programa en el que cocinará “con grandes estrellas y nuevos talentos de la gastronomía de Estados Unidos”, según revelaron los productores.

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

YouTube video

 

MI CHARLA CON PIO TORROJA SOBRE FRAGMENTAR EL FUTURO DE YUK HUI

 

loveartnotpeople