Una pieza de arte político está causando revuelo en la ciudad de Tucumán y más específicamente en la histórica Casa de esa provincia. La pieza se llama “Revés de Trama” y su autora es la artista Carlota Beltrame, quien también es docente e investigadora y fue la ganadora del Primer Premio del Salón Nacional de las Artes Visuales, en 2018. “Revés de Trama” pertenece a la muestra llamada “Randa Testigo”, donde se realiza un recorrido histórico de la provincia a través de esa técnica textil, tan característica y única en la región. Repito: el criterio curatorial de la muestra pretende usar a la randa como medio (textil) para ‘hacer un recorrido histórico de la provincia’. Dicho de otro modo, lo que se busca es indicar o ilustrar diferentes momentos de la historia de la provincia y obviamente, el ataque de Montoneros a la Casa de Tucumán no debería quedar afuera. El problema si se quiere tiene que ver con el revival de ‘memorialización’ que vive la Argentina y esto tiene que ver, principalmente, con el miedo que se tiene a cualquier revisionismo histórico que no tenga que ver con los modos aceptados del mismo. La obra de Beltrame cae, indudablemente, dentro de ese revisionismo aceptado ya que no hace mas nada que usar la imagen del ataque como ready made para ‘intervenir’ en un lugar específico. Sin embargo, en tanto objeto conceptual que usa los canales comunicativos y el escandalo, Beltrane acaba insertandose en una tradición que podríamos denominar ‘performativa’ que deriva en otros lugares más interesantes.

El evento al que se refiere la obra es el ataque de Montoneros a la Casa de Tucumán el 15 de febrero de 1971 poco después de las 7 de la mañana. Un grupo de cinco militantes se hicieron pasar por turistas para irrumpir en la Sala de la Jura, el único espacio de la Casa que se mantiene intacto desde 1816, para realizar pintadas y destrozos. También atacaron el Salón Belgrano. A las pocas horas, la organización Montoneros detalló mediante un comunicado: “En el día de la fecha a las 7:40 horas nuestra unidad básica de combate Evita procedió a ocupar la Casa Histórica. Para ellos fue necesario reducir al personal de guardia, recuperando para la lucha del pueblo un arma y uniforme. Se ha ocupado la casa de la Independencia como homenaje y recuerdo de la independencia económica que el general Perón declarara junto al pueblo en dicho lugar en 1947”.

La Randa es una técnica textil ancestral de la provincia tucumana que surgió de la región de Monteros. Con esa técnica, Beltrame ‘copió’ la pintada que hizo el grupo Montoneros en la Sala de la Jura durante la toma. En el telar se puede leer la inscripción “Montoneros”, en dos oportunidades y también está el símbolo de “Perón Vence”. Además, va acompañada de un texto de Michel Foucault. “‘Es preciso saber reconocer los sucesos de la historia, sus sacudidas, sus sorpresas, sus triunfos afortunados o sus derrotas mal digeridas pues también nos hablan de nuestros comienzos y de nuestras herencias. Percibir sus peripecias, sus desviaciones ínfimas y sus retornos complejos porque los errores, los fallos de apreciación, los malos cálculos y hasta lo que pudo ser y no ha tenido lugar también han producido aquello que hoy existe y que aún pesa sobre nosotros. Descubrir que en la raíz de lo que conocemos y de lo que somos no están en absoluto la Verdad ni el Ser, sino el accidente”. La selección del texto es rara porque, podría decirse que el momento del ataque no plantea una desviación sino un ataque. No hay deriva en lo que hicieron los Montoneros sino confrontación de alto impacto mediatico. Esto, desde ya, en 1971. Pero como si de un eco en el futuro se tratara, el diputado nacional por la provincia de Neuquén, Francisco Sánchez, acaba de decir en Twitter: “¿Qué carajos hace el nombre del grupo terrorista Montoneros contaminando la Casa Histórica de Tucumán? Hay que echar al responsable de esta blasfemia”.

Creo que en la reacción de Sanchez, al obra de Beltrami se vuelve performátiva ya que lo que es simplemente una evocación memorializante se transforma para Sanchez (quien usa lenguaje Covidiano) en algo que contagia y que debe ser extirpado del cuerpo social como un virus. Para que un edificio se contamine, sus paredes deben quedar adheridas con el virus y de alguna forma esta adhesión puede ocurrir, segun Sanchez, por transferencia y hasta asociación visual. Dicho de otro modo, la recuperacion espectral de una imagen que un momento estuvo allí pero que fue tapada por el bando ganador (entonces, no ahora), hizo que esa imagen fuera considerada como ‘enferma’. Esto transforma a una obra demasiado lineal (ya que funciona como intervencion ready made y literal) en un tipo de arte politico que activa algo que acecha el lugar y en ese sentido la obra impone su concepto. J A T

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

YouTube video

 

EN EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA, LA PAYADA LANP

 

loveartnotpeople