Esta foto es todo. Ella, cual Venus, consolandose con el perro mientras una daga pende sobre su cabeza. El, en un lugar liminal, entre un cuarto y otro, camino a la luz. El modo en el que todas las poses han sido forzadas habla del momento que está atravesando uno de los empresarios más importantes del país lo que habla a las claras de nuestro país. Ella, dependiente de la camara para transformar en fama su dinero; mientras él, posa su desentendimiento con toda una producción que lo coloca en un lugar delicado. 

 

I mean…. Cómo se puede llegar a decir esto en una nota en Hola!? Es como si se disculpara por no animarse a decirle ‘Te Amo’ del modo que debería decirlo sin, en realidad, disculparse. Las palabras son borradas con el codo apenas son dichas. Tengo la sospecha de que la vida de Elina no es lo color de rosa que se puede creer.

Simplemente no puedo creer que no sólo muestren obscenamente su riqueza en un momento tan delicado de la Argentina sino que vayan aún más lejos y transformen lo que, a esta altura, puede ser una mera sintomatología en un juego de roles, que de pronto, se vuelve exhibicionista. Elina, este mensaje es para vos:  Cuando te diga que no te conoce, posiblemente, esté oscilando entre decirte la verdad con brutal honestidad o realmente no saber quien sos.

 

Este departamento deprime. Está realmente vacío y cuando uso la palabra ‘realmente’, estoy siendo Lacaniano. 

 

El Robert Indiana en el living es un acto un lapsus Freudiano. Mientras Costantini le declara su amor por Whassap en lugar de cara a cara y la pareja confiesa calentarse encontrarse en la intimidad fingiendo no conocerse o, peor, reconocerse; un monumento a la banalización del afecto en tiempos tardo-capitalistas es erigido para recordarle lo barroca de la representación de la (su?) vida.

 

La decoración y la desproporción de esa ventana da muy arquitectura posmoderna de los 90s. Venturi? En ese departamento falta conexión con los elementos. Es lo más cercano a un shopping o a un aeropuerto que ví, en materia de residencias particulares. Digno de un analisis de Frederic Jameson.

 

Entiendo todo pero sentar a un señor mostrando este aspecto de su vida en un sillón tan infantil es casi una crueldad. Realmente, uno no sabe qué hacer con Costantini. Si uno no tuviera en cuenta que arruinó el eco-sistema del Delta, uno hasta podría sentir lástima.

 

Es como el balcón de un hotel Hilton.

 

La foto del millón. De esto no se vuelve.

 

El trágico destino del arte y por qué el conceptualismo político no puede ser objetual.

 

Alguien ve ‘Historia a Contrapelo del Arte Argentino’ en esa biblioteca?

 

La mirada perdida de la candy girl. Me refiero, obviamente, a la que trae las bebidas.

 

Esta es la mesa puesta en la casa de uno de los empresarios más ricos de la Argentina? My God! La mesa de mis vecinos es mejor que esta. Igualmente la estetica noventosa me mata. Las sillas!

 

Otro paso en falso de Eduardo y Elina.

 

PODÉS ACCEDER A ELLAS HACIENDO CLICK EN EL SIGUIENTE LINK 

 

LA PRESENTACIÓN OFICIAL DE LA SEGUNDA EDICIÓN EN UN MES DE MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’ ES ESTA…

 

YouTube video

 

EN EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA, LA PAYADA LANP

 

loveartnotpeople