View this post on Instagram

 

A post shared by Sebastian Centeno (@sebacruzcenteno)

El sujeto en cuestión es el ‘booker’ de Flor Peña. Es algo así como la actualización de ‘La Rosa Purpura del Cairo’ de Woody Allen pero en versión Photoshop. Como si una computadora se hubiese vuelto loca y el programa de golpe mezcla una ensalada de elementos inconexos y el resultado deviene a la vida. Cómo uno llega a producirse asi? Además hay una suerte de homenaje a la Artemis en este cocktail. Lo interesante del caso es que el sujeto piensa y no solo eso sino que es un adepto al positive thinking:

‘Me senté a mirar un poquito lo maravilloso y lo mágico que es estar conectado con unos mismo. En estos años he aprendido que no existe mejor felicidad que la podamos crear en nosotros mismo, entendí que somos seres de paso que estamos en esta vida para poder honrarla y celebrarla minuto a minuto, yo les aseguro que el silencio nos permite el goce contante de la vida. Regrese a casa después de otro viaje soñado donde conocí personas maravillosas y experimenté el orgasamo más hermosos de no saber donde estoy ni a donde voy, ni la hora ni el lugar… disfrutando el momento que la vida me regale’.

En otras palabras: ‘Salí por primera vez del país y como estaba repasada me re- emocioné, llegué a un sauna y estaba re-oscuro.  Me parece que me quedé dormido o alguien me dió algo que me hizo palmar. No me acuerdo lo que pasó despues.  Lo que sí sé es que me quedé dando vueltas como cinco horas porque me habían afanado la billetera y el teléfono. Pero yo felíz porque quedé dolida’.

Hay una diferencia fundamental entre olvidar y negar y el uso del positive thinking por parte de este tipo de individuos es la supresión del dolor y la realidad a tal punto que en unos años va a re-emerger a la superficie como una burbuja y explotarles en la cara. No sé, digo,..

I mean…

Who are these people…