ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE NICOLÁS WIÑASKI PARA CLARÍN

Garfunkel -heredero de los Madanes, una de las familias más ricas- aguarda que la Corte Suprema confirme o rechace si debe ir a juicio oral y público por los delitos por los que fue acusado en la etapa de instrucción y el resto de los tribunales de alzada.

Las obras de arte de Garfunkel estaban embargadas debido a una demanda que le realizó uno de sus abogados, Alejandro Verra, que exigía que se le paguen honorarios adeudados por su cliente. La ruta de esos objetos de arte aun no termina y tendrá impacto en el gobierno de los Estados Unidos y hasta en Christie’s, la casa de subastas del arte más cotizado del planeta con sede central en Nueva York pero con sucursales en diferentes capitales del mundo, entre ellas Buenos Aires.

Dos de las obras de arte que salieron ilegalmente de Argentina fueron subastadas en la casa de central de Chistie's en Nueva York. Foto: AP

Dos de las obras de arte que salieron ilegalmente de Argentina fueron subastadas en la casa de central de Chistie’s en Nueva York. Foto: AP

Ocurre que el juez en lo penal económico Gustavo Meirovich descubrió y probó, siempre en la etapa de instrucción de este juicio, que las tres obras de arte embargadas de Garfunkel salieron del país violando las normas de la aduana gracias a la ayuda que el empresario recibió de la mismísima representante de Christie’s en la Argentina.

Se trata de María Cristina Dardalla Rute. Tras un pedido de la Cámara de Apelaciones para que el juez profundice la investigación sobre ella, Meirovich la procesó por segunda vez tras considerarla partícipe necesaria del contrabando del arte de Garfunkel. Para el juez, la cadena de responsabilidades llega hasta Christie’s Inc, la delegación de la casa de subastas de Estados Unidos en Buenos Aires. Los procesamiento de Dardalla Rute y de Christie’s Inc quedaron firmes esta semana porque no fueron apelados.

Clarín pudo conocer detalles del expediente en el que se pide el juicio oral contra Garfunkel, donde también se indaga la ayuda que recibió de Dardalla Rute de Christie’s para poder sacar de la Argentina, sin cumplir con el reglamento de la Aduana, a tres objetos de arte que nunca debieron salir del país por el embargo que pesaba sobre ellos.

Las tres obras bajo conflicto son una escultura llamada “Deux tapirs face-a-face”, cuyo autor es Rembrandt Bugatti; una cómoda diseñada por el francés Jacques Émile Ruhlmann, reconocido decorador de interiores de lujo que marcó tendencia en el art decó de los años ’20, y un cuadro identificado como “The Painted Bridge”, del escocés Sir William Russet Flint.

Según ya había determinado el juez Meirovich en el primer escrito en el que había procesado a Garfunkel, la delegada de Christie’s en la Argentina, María Cristina Dardalla Rute, habría ayudado al empresario a enviar esos tres objetos de arte primero a Uruguay, siempre usando la logística o las empresas con las que trabaja Christie’s de modo legal. Y desde ese país fueron ingresadas a los Estados Unidos, en principio, sin que Christie’s de la Argentina informara que tenían un origen problemático.

La Cámara de Apelaciones había revocado en un principio el procesamiento de Dardalla Rute y de Christie’s y fue por eso que Meirovich siguió indagando sobre cuál fue el verdadero accionar de la representante de la célebre casa de subastas en su sucursal de la Argentina.

Existían en el expediente, como prueba documental, una serie de mails entregados a la Justicia por Google de Estados Unidos en los que se lee el intercambio de correos entre Garfunkel y Dardalla Rute: ella le ofreció al empresario la posibilidad de enviar esos tres objetos de su colección de arte a los Estados Unidos, vía Uruguay, aunque, como ya se dijo, estaban bajo embargo judicial.

El cruce de mails

La operación de Christie’s Inc de Argentina fue, en un sentido, un éxito. Tanto la escultura como la cómoda fueron subastadas en la sede central de New York. El cuadro de Sir William Russel Flint, en cambio, se ofertó a los coleccionistas pero luego se lo retiró de la operación. La Justicia argentina confirmó las ventas de los objetos de arte embargados de Garfunkel, pero se desconoce quién los compró. ¿Pudo ser alguien cercano al empresario? ¿Qué pasó con el tercer cuadro que salió del país sin permiso gubernamental, entró en subasta pero por poco tiempo y permanece con paradero desconocido?

Los abogados de la representante de Dardalla Rute, se habían aferrado a tratar de que los mails que intercambió con Garfunkel fueran considerados apócrifos por un peritaje. No pasó. Eran verdaderos.

En ellos quedaba claro que la intermediaria que trabaja para Christie’s le prestó toda la ayuda posible a su cliente para que pueda trasladar y vender sus objetos de arte en los Estados Unidos.

Entre otras muchas pruebas, se incorporaron al expediente las respuestas de la Dirección General de Aduana, departamento de Jurídicos, que confirma que nunca le otorgó derechos de exportación a esas obras de arte.

Lo mismo respondió la División Arte Visuales del Ministerio de Cultura de la Nación. Desde el 2006 no había documentos de franquicias de importaciones de esos mismos objetivos de un gusto exquisito.

La Justicia tiene comprobado, por información que recibió desde el Departamento de Estado de Estados Unidos, que tanto la escultura como la cómoda llegaron a ese país importadas por la firma Christie’s Inc y que esos objetos habían salido desde la República Oriental del Uruguay. Del mismo modo está acreditado que la empresa de ese mismo país llamada “Harbo LTDO” exportó a New York al cuadro. La operación se realizó por orden de Christie’s.

En las declaraciones indagatorias tanto Garfunkel como Dardalla Rute no convencieron a al magistrado Meirovich con defensas que pudieran contrarrestar la prueba recolectada en su contra, sobre todo, los correos electrónicos enviados por la propia empresa Google desde los Estados Unidos en lo que queda demostrado que Christie’s de la Argentina, via la procesada que es representante de la firma aquí, como el propio Garfunkel, llevaron adelante, cada uno en su rol, la exportación de las obras de arte embargadas.

De acuerdo a fuentes involucradas en el caso, Clarín pudo saber que Meirovich dejó asentado en su auto de procesamiento que esos elementos artísticos salieron de al Argentina por canales donde no se respetaron ni los controles ni los trámites correspondientes.

Según la Justicia, la cotización de las obras de arte bajo sospecha en conjunto alcanzan un valor US$ 1,300.000. Y que la fecha del posible contrabando habría sido el 13 de junio del 2013.

La novedad judicial podría generar más consecuencias legales. Sobre todo, en Estados Unidos. Tres obras de arte embargadas en la Argentina, propiedad de Garfunkel, traspasaron las aduanas de ese país sin que Christie’s alertara, como mínimo, de su origen con un papelerío dudoso.

¿Qué pasará con Christie’s, siempre ligada a operaciones intachables?

Esta historia que mezcla millones de dólares, obras de arte, un empresario de alto perfil mediático en su momento con problemas judiciales aquí y posiblemente ahora también en Estados Unidos no terminó. Más bien recién se inicia.

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA ES CON JORGE PORCEL JR.

YouTube video

loveartnotpeople