Digo esto porque con la llegada de la democracia, se descomprimió mucho la sexualidad generando un destape un tanto bulímico que, además, no sabía cómo coger (en términos literales y metafóricos) después de tantos años de represión. Acá, las vedettes parecen putas caras de hotel cinco estrellas listas para la llegada del General de turno al que si no le gustas te hace boleta. Es más, me pregunto para quién se vestían tan… cristianamente? Digo…

 

EL LANPODCAST DE ESTA SEMANA NO ES CON JORGE PORCEL JR. SINO QUE ANALIZA SU INTERVENCIÓN COMO UN SINTOMA DE LA CULTURA POSDICTATORIAL ARGENTINA