Hace unas horas, hablaba con mi psicóloga Lacaniana Ana (not pun intended) sobre los problemas de pensarse desde la identidad y no desde las circunstancias. En cierta forma, el ser es como el arte que solo puede ser definido a partir de su situacionalidad. Un poco antes, mi amigo Mauricio Corbalán me mostraba la carta que los referentes de la cultura e intelectuales Kirchneristas o, mejor dicho, Cristinistas habían escrito en respuesta al ruego de unidad de una carta de similar calibre pero distinto tono, escrita hace una semana por un grupo de intelectuales ‘Albertistas’. Y antes que eso, había invertido media hora borrando el impresionante número de comentarios de haters contra mi persona. Lo que la charla con mi psicóloga, la carta de los ‘intelectuales’ y los comentarios odiadores contra mí tienen en común es la fe ciega en el discurso como constructor de esencias. Creer que porque algo sea repetido, se transformará en realidad. La insistencia en ciertas creencias afectivas cristalizadas en conceptos como la unidad total del pueblo trabajador, la libertad de expresión absoluta, la defensa de la politicas de identidad a través de la tolerancia total y la identidad como resultado de una decisión y no del daño sufrido, devienen indicador de una subjetividad que reclama puros derechos, pocas obligaciones y cuenta con el tiempo suficiente para llegar a creer que semejante actitud puede constituir una argumentación a su favor. Esto es infantil.

Hoy más temprano, el lector Boring decía antes de que yo lo etiquetara como spam, lo siguiente: ‘Cañete, como te entretenés borrando posteos’. Luego,, el lector ‘Cañete Puto’ decía: Que razon que tenes. El dueño del blog elimina y borra comentarios que no le favorecen. Algo para desconfiar también. Despues llena espacios mencionando la “cancelacion””. Este tipo de post llegan de docena por dia y parece ser un reclamo generalizado entre los haters. Para ellos, el blog debe garantizar libertad de expresión absoluta aún cuando de forma contraintuitiva, el bastardeado no sea otra que su mismísimo dueño. La pregunta es entonces quién puede tomarse el tiempo de hacer este reclamo con tamaña convicción, una y otra vez. La respuesta provisoria se encuentra en un lugar intermedio entre estar becado para hacerlo y estar convencido que los términos requeridos para el logro de esa beca son genuinos. Es como si mis trolls hubieran profesionalizado una creencia ideológica.

Pero no todos los reclamos son de libertad de expresión ya que también están los que creen que la sátira y la burla son lisa y llanamente difamación y que hacerlo durante 10 años es ‘patológico’. El lector ‘Pobre Cañete, el santo incomprendido’ dijo hoy más temprano: ‘Jojojojo… Todo lo que comentas es lo que venis haciendo desde hace bastante tiempo en tu blog. Hablar mal de homosexuales es moneda corriente en vos, aunque desde hace un par meses, cuando te cancelaron, quieras hacer pasar el blog por “un blog satirico”. Difamar constantemente sin pruebas y motivo alguno creyendote justiciero de no se que, cuando nadie te lo pidio, tambien parece ser tu hobby favorito. Tu burla constante de diversos personajes y hasta tus red carpets habla mas de vos que los criticados, ¿lo sabias? Ahora hacerlo a lo largo de 10 largos años ya es patológico, aunque tu excusa sean tus cursitos de no sé qué cosas. Cañete… quedate en UK y no vuelvas mas. Argentina ya te quedaba demasiado chica. Tal vez bajo las alas de la rubia Albion te sientas menos mestizo y mas blanco de alma. PD: Por mi podes decolonizarte bien el colon y cancelar toda esa cacona que llevas encima y vertis en tu culto y elegante blog’. En sintonía muy parecida, la lectora ‘Se me ría la concha’ dijo: Amo este personaje en modo víctima que estás construyendo. Un tipo que hace menos de un mes desparramó su homo odio, xeno odio y todos sus odios propios, hoy “reflexiona” sobre eso como si fuera pasado y como si él mismo fuera un mártir perseguido por las injusticias sociales. Podría decirse que aquí el reclamo está resumido, a modo de proyección (psicológica) en su seudónimo ‘ Cañete, el santo incomprendido’. Aquí, el reclamo no es otro que la santidad misma. Para este ‘lector’, no hay lugar para el humor, para la sátira de personajes públicos o para escrachar a un empleado que te trata mal sino que, por decreto, hemos entrado en un nuevo orden profundamente puritano, casi calvinista en el que el más mínimo gesto contrario al dogma es considerado como negativo en tanto afrenta al sistema en su totalidad. Este tipo de creencias por más transformadas en insultos que estén o, mejor dicho, precisamente porque son consideradas lo suficientemente lògicas como para ser argumentados para insultar, sólo pueden provenir de fanáticos religiosos, evangelistas o fieles de algun tipo de creencia.

Hay otros comentarios que no posteo literalmente porque se refieren a mi vida personal con bastantes detalles al punto de llegar a conclusiones que no están demasiado lejos de la realidad, lo que me sorprende. En algunos casos, creo que me han estudiado tanto que pueden llegar a conocerme más de lo que me conozco yo mismo. En muchos casos, calculan las horas en las que posteo y sacan conclusiones. En otros moralizan opciones de vida como si se tratara de alguna orden religiosa o de Hercules mismo, hablando del ‘mal camino’, como si tal cosas, realmente existiera. Pero hay algo en el regodeo del vocabulario ‘culto’ que queda a mitad de camino entre lo culto y lo vulgar y eso es el producto del sistema universitario argentino libre y gratuito y específicamente, el producto de los últimos quince años de egresados. Cuando el lector ‘Cañete, el santo incomprendido’ usa el término ‘rubia Albion’ para referirse a Inglaterra y la humorada de ‘decolonizate bien el colon’ es pronunciada, el que insulta tiene la capacidad de entender el subtexto ideologico del blog y está al corriente de temas que un tipo de cuarenta años desconectado de la academia no está. Si consideramos esto en relación al nacionalismo fervoroso de ‘quédate en UK y no vuelvas nunca más’, donde la fe en los Estados Nacionales como formas esenciales de la identidad se demuestra intacta en los mismos términos emancipadores de las doctrinas de ‘liberación o dependencia’ de la década del 70 , podemos llegar a algunas conclusiones provisorias.

Estos insultos vienen estudiantes de Puan o algo similar y forman un grupo que trabaja sincrónicamente en en oleadas de posteos que tienen lugar a la tarde de Argentina lo que no es otra cosa que el horario de trabajo estatal. Esto me hace pensar en estudiantes becados a los fines del trolleo bajo la consigna de estudiarme y esto se ve en que tomas diferentes aspectos de mi vida pero los simplifican como si no tuvieran la lectura suficiente del blog (recordemos que gran parte de su archivo está en reconstrucción) como para poder hacer del dibujo una estatua. Siempre hubo trolls en este blog pero nunca llegaron a este nivel de manejo del lenguaje y atención a mi persona por lo que no puedo sino tomar esto como un halago.

Sin embargo, yo voy a seguir repitiendo que mi cancelación fue una operación en carpeta que encontró oportunidad para ocurrir y lo hizo, curiosamente, el fin de semana largo de Pascuas en el que el gobierno no tenía respuestas para la falta de vacunas en medio de la crisis del COVID. Luego se prendieron los pelotudos del mundo del arte que son lo que son y esa es la cruz que tienen que llevar pero la iniciativa y el salto de Facebook a los medios la hizo Telam. Digo esto porque estamos viviendo en épocas extrañas en las que las políticas de identidad son usadas como armas para callar a las voces críticas o para deformar la critica y hacerla percibir como odio. Este es un proceso que comenzó en la Argentina con Nestor Kirchner y con Alberto comenzó a perfeccionarse. Lo que nos deja a las puertas del próximo post referido a la carta de los intelectuales Cristinistas contra los Albertistas y el desplazamiento de la pelea a un mundo manierista de términos académicos en los que se reclama (como en el caso de los trolls) esencias e identidades. Y esto nos lleva al gran problema argentino y yo diría mundial: lo estúpida de la izquierda que se cree representativa y no hace mâs que dar oxigeno a reacciones conservadoras que cada vez vienen más perfeccionadas y rancias.

 

 

LANP FESTEJA SU PRIMERA DÉCADA REVISITANDO SU PRIMER CURSO PERO LLEVANDOLO A UN NIVEL DE COMPLEJIDAD QUE SÓLO EL LANPINSTITUTE PERMITE: EL JUEVES 24 DE MARZO EMPIEZA EL MEGA CURSO DEL ARTE DEL ‘EARLY MODERN PERIOD’ DE JOHANNES VERMEER Y GIANLORENZO BERNINI A DIEGO VELAZQUEZ

loveartnotpeople