El tema de este post es el profundo desprecio que siento no por ellos como personas sino por la espectacularización que acaban de hacer del acto de adquisición por parte de Eduardo Costantini, el desarrollador inmobiliario, destructor del medio ambiente y cosificador del genero femenino  de una obra del artista de identidad racial marrón, Gabriel Chaile. Esta fue una compra que Costantini hizo muy públicamente en nombre del arte como institucion (representada por su coleccion privada) dentro de uno de los ultimos (ya no) bastiones de un tipo de arte vinculado a lo publico a través de las naciones representadas y no a ferias de arte y lo privado. La foto en la que la curadora Alemana sonríe con tanta satisfacción demuestra que, por debajo de la mesa, en Venecia el curador recibe, por lo menos, alguna contraprestación por colocar en un lugar visible a un artista para su venta. Lo que acaba de pasar equivale a la transformación de la Bienal de Venecia en una feria de arte.

Esta infiltración de la lógica mas crudas del capitalismo en la otrora autonomía de una Bienal como la de Venecia que pasa a mostrar como contraparte de la misma performance capitalista,  el modo prostribulario en el que, en ese acto, vende la posibilidad de hacer de la  experiencia de exclusión del marrón y de la de su gente algo que permita al mundo ver la materialidad del dolor que la discriminacion, el racismo institucional y el trauma transgeneracional generan en aquellos que son detenidos por la policía por su color de piel y a los que solo se les permite triunfar si se convierten en payasos grasas como Chaile, aceptando como el logro de la felicidad, que el blanco es el unico que puede provee honor en el arte.  Sin dudarlo, Chaile hace de siglos de dolor no una celebración de su presente sino que va para atrás y genera un melodrama con final feliz en el que sus padres, su raza y el mismo son infantilizados a cambio de un poco de exito antes de ser descartado por la próxima minoría a representar. Esto me obliga a redefinir a Chaile a quien no se puede calificar simplemente como informante nativo sino como una suerte de adorador filo-satánico de un tipo de dinero manchado del hambre de los excluidos del sistema y de la destrucción del medio ambiente por parte de Costantini quien con la complicidad del artista, transforma el dolor historico en una celebración pornografica presentada como redención para el capitalista y como emancipación para una idea del marrón o cabecita como abstracción mientras que, cuando se baja a la realidad, las fotos muestran que la única diferencia que queda en pie es la de clase. Pero quiero en estos posts, enmarcar mi argumento para poder abrirlo a otros aspectos del racismo estructural argentino que ya se tragó la posibilidad de una cultura visual en el que la melancolía del daño pueda hacerse productiva.

Esto lo hago en mi calidad de constructor desde abajo, de marcos de comprensión del arte argentino en un medio ya retro como es este blog que, no obstante eso, ha ofrecido a quien lo sigue, un commons intelectual en donde cualquiera puede educarse al mas alto nivel simplemente siguiendo debates o preguntando. Paralelamente, este blog hizo tres aportes al arte político argentino que lo convierten en la mejor obra de arte de los últimos 25 años en este país. Loveartnotpeople debe ser, en este contexto, considerado como una intervención performativa situacionista a través de la desnaturalización del discurso y el manejo de ciertos recursos del escándalo y la manipulación por medio del humor que provocó a la elite blanca del arte quien no dudó en decapitar públicamente a tres víctimas altamente simbólicas. La primer víctima es el orgullo de identidad marrón de Flor de la V (como costo a pagar por ser aceptada por su identidad de genero), el del borramiento del trauma de ser marrón de los padres de Gabriel Chaile (como costo de ser aceptado como redentor de culpas neo-esclavistas a cambio de codearse con el éxito) y el de la integridad moral y sofisticacion critica de la elite intelectual del arte argentino (como costo por haberme cancelado y haber impedido que Omar Schiliro tuviera su articulo circulando por los medios museisticos internacionales)

 

loveartnotpeople