Como Ustedes saben y cómo lo digo en el primer episodio de ‘Intelligentsia Comunista’, mi nuevo podcast con Sergio Pangaro, Andrés Calamaro no es solo mi amigo sino uno de mis mejores amigos. Sin embargo, es difícil entender qué quiere decir cuando de definirse políticamente se trata y esa mercurial dificultad para ubicarlo es algo que él disfruta y que le ha permitido acercarse tanto a grupos de la izquierda como de la derecha. Esto, como digo en ‘Intelligentsia’, indudablemente, le ha traído el tipo de favores que se concretan como honores. La pregunta es: qué piensa y a que costo, Andres Calamaro? 

Ayer domingo, Calamaro volvió a las ventas pero antes de hacerlo publicó un articulo en el diario ABC de Madrid. Pero primero tenemos que posicionar el medio en cuestión que es un medio de línea conservadora, monárquica y católica. Escribir allí y mucho mas considerarlo un honor es toda una declaración de principios. Sus principales puntos de ventas son los lugares taurinos por excelencia: Madrid y Sevilla y se calcula que llega a 660 mil lectores entre sus ediciones en papel y digitales. Grande pero no gigante. Influyente pero mas bien endogamico. Calamaro en el ABC… qué se propone decir? 

El objeto del artículo es posicionar a Madrid como capital cultural de Europa. Esto está fundamentado en la identidad a contrapelo que esta ex capital de Imperio ostenta. Hasta aquí estoy de acuerdo. Madrid tiene, al menos, en la superficie algo muy latino e incluso africano que la hace diferente de los más controlados centros turísticos del Sur como Atenas, Florencia o Roma y ni hablar de hubs financieros como London o Paris. Personalmente, ubico a Madrid como a Dublin. Buena comida, horarios tardíos y la posibilidad de juntarse en grupo y hacer ruido sin ser disciplinado por la protestante mirada ajena. Hasta aquí todo bien. Pero Calamaro va por más y delinea una ideología al hacer un pase de magia en el que el presente gentrificado y racista de la capital española es convertido en una romantizada ‘trinchera y barricada, insumisa y libre (…). Contracultural (…) que se permite dudar de la nueva dictablanda de la agenda multicultural’. 

Como es bien sabido, Andres Calamaro es el representante de una nueva masculinidad que, en realidad, ya no es tan nueva y cuya genealogía yo ubicaría a principios de los noventas con el escritor Chileno Roberto Bolaño, entre otros, para quienes la corrección política es uno de los grandes peligros que aquejan a nuestra cultura. Esto es algo con lo que no puedo estar más de acuerdo. Pero aquí comienzan las diferencias ya que mientras el transnacionalista Bolaño creía que toda cultura y toda experiencia puede ser traducible, la postura de Calamaro es más Europeísta en una tradición que no nos remonta a la hispanidad sino al centralismo Napoleónico que hizo que un Primer Ministro como Emmanuel Sarkozy considerara legítimo prohibir las burkas de los ciudadanos franceses provenientes del desastre acivado por ese país en sus colonias en Medio Oriente y África.. Charlie Hebdo, entre otras violencias, fueron algunos de los  ejemplos de la reacción que semejante supresión de la cultura del otro termina  generando. 

El planteo en el ABC  se presenta como un inocente reclamo de lo cool que es asumir la identidad ‘Madrileña’. Sin embargo, su tema de fondo no es otro que el de la inmigración. Su argumento se construye en oposición al multiculturalismo anglosajón de la corrección política como modo retórico de ocultar una sociedad clasista en donde la multicultura no es otra cosa que neo-esclavismo, ghettos y protocolos vacíos de cumplimiento legal que Calamaro denomina ‘demagogia oportunista declarada, la ingenuidad y el cinismo rampantes’. Seguimos de acuerdo….pero… el problema radica en la concepción binaria y diría yo, maniquea de este articulo que no es tan fiel como cree a la tradición hispanista de los Austrias. Digo esto porque cuando Calamaro llama a las armas porque ‘urge implantar un modelo madrileño en el resto de España y el mundo, en tanto blindaje cultural -de la flor de Occidente- frente formas ‘amables’ de control ciudadano’ plantea como metodo la asimilación cultural a una idea romántica del ser español que no existe en tanto tal y cada vez que quiso ser impuesta, puso a España al borde de la desintegración. Son gestos de inseguridad mas que de fortaleza. 

En principio, debe recordarse que la Pax Hispánica trabajada por Carlos V y luego implementada por Felipe II seguía el modelo del Imperio Romano en donde no se imponía la religión ni un modo de vida como el único válido sino ciertos valores comunes mínimos. Esto no parece ser lo que reclama Calamaro quien quiere que el extranjero o se convierta a esa noción romántica del ‘ser español’ o se invisibiliza y esto, como amigo, debo debo decirle no es contracultural y nos obliga a preguntarnos cuál es su lugar y hasta su rol en todo esto. 

Hace unas semanas, escribí un post sobre el informante nativo y más específicamente respecto al modo en el Flor de la V fue aceptada y elevada al éxito en un país racista como Argentina. Gerardo Sofovich la monumentalizó y los medios la hicieron triunfar porque ella encarna el modelo de auto renunciamiento al punto de la autoimputación y me pregunto si no es ese el proceso en el que está embarcado Calamaro. Flor de la V es quien es, pisa las red carpets y es aceptada como travesti/homosexual porque adoptó, payasescamente, el modelo de la familia heterosexual, católica y (esta es la clave) blanca. De su vida, Flor de la V mostró todo. La pregunta es ¿de qué vida? La respuesta es simple y dolorosa: de la vida artificial que construyó con hijos arios a costa del trauma de dejar atrás su verdad, la de una familia marrón en el chaco natal a la que jamás presentó en los medios. Si bien esto  no me consta, esto no creo que sea porque sea mala persona o no quiera presentarlos sino porque la oficialidad hegemónica argentina considera eso como una fuente de vergüenza y quiere que eso quede muy claro. Es por esto que lo de Flor de la V no puede ser calificada sino como un cipayo vergonzante que se autoamputa a gran costo traumatico para reforzar las creencias de una sociedad heterosexual y pretendidamente blanca. El caso de Calamaro no está muy lejos de esto. El mismo se presenta como un inmigrante que llegó con menos de mil dolares y fue con la ayuda de Tinelli que logró hacer pie en España. 

EL GRAND TOUR LANP A ROMA, VENECIA, KÖLN Y KASSEL VA A TENER LUGAR ENTRE 11 Y EL 23 DE SEPTIEMBRE: TE QUEDAN MENOS DE TRES SEMANAS PARA RESERVAR TU LUGAR

LA CAÑECHAT Y PASTELA DE ESTA SEMANA SON IMPERDIBLES