@nenamounstro La mejor escritora de Chile y la mas atormentada #marialuisabombal #chismecitoliterario #libros ♬ Spooky music box horror bgm(813602) – donpachi

Aquellos que han escuchado el podcast de LANP, Inteligentsia comunista con Esme Mitre habrán advertido mi interés por esta suerte de alianza tacita y táctica entre quienes, como nosotros dos y desde diferentes clases sociales, incluso orígenes étnicos representamos la figura ambivalente de la loca latinoamericana. Obviamente, ambas somos locas. Por mi parte yo me considero una loca latinoamericana en el sentido postulado por Néstor Perlongher o Pedro Lemebel, quienes así denominaron al homosexual radical del Cono Sur. En la mencionada charla, hice referencia al modo en el que casi sin darse cuenta, Esme encarna la figura de la loca que es el lugar reservado para la mujer que a través de la cultura o el arte a través se ha revelado contra el patriarcado a costa de su vida. Este ha sido el caso, por ejemplo, de Alfonsina Storni o de Alejandra Pizarnik. Hasta podría decirse que la condición para que ellas entraran en el canon nacional es haberse suicidado. En un momento de la charla hice, incluso, referencia a mi preocupación en el momento en el que Esme avanzaba haciendo el luto de su padre, divorciándose  de un poco generoso marido y teniendo que negociar los términos de su reputación ni más ni menos que con Marcelo Tinelli. Si lo hace a propósito o si le salió de casualidad es un enigma pero lo que quedó claro es que Esme encarna lo más vital de su linaje de loca latinoamericana. A esta altura ustedes se preguntarán a qué viene todo esto y la verdad es que Esme entre sus ancestros cuenta con las chilenas Bombal.

Me refiero a Susana y María Luisa Bombal. La primera nació en Buenos Aires pero su familia era mendocina Y en su hacienda mendocina construyó un laberinto en homenaje a Jorge Luis Borges. Escribo esto desde creta tras haber visitado el palacio de Queen osos debajo del cual la leyenda dice que el rey Minos construyó en laberinto en el que el minotauro era mantenido para satisfacer el deseo de su esposa. El de Bombal fue diseñado por el inglés Randoll Coate y consta de arbustos en forma de laberinto, que sólo pueden ser percibidos desde cierta altura. En uno de sus típicos actos de elitismo desconectado de las intenciones originales de aquellas que lo impulsó. Maria Kodama metió su arribista  o como dirían en Chile, su siutica cola para reproducirlo en la isla San Giorgio Maggiore en Venecia, y ahí se ve el laberinto desde la Biblioteca Marciana”. Otra exageración de la parásita.

Según Entiendo, María Luisa (1910-1980), la trasandina, fue la mas interesante. Su llegada a Buenos Aires ocurrió después de un incidente que no la dejaría en paz: tal como escribió la escritora chilena Carolina Melys, una noche “durante una cena en casa de Sánchez, en presencia de su hermana y otros invitados, la escritora se levanta de la mesa, va al dormitorio del amante, toma la pistola y se dispara en el hombro”. Por esa época Pablo Neruda había sido nombrado cónsul en Buenos Aires, y María Luisa aprovechó el incidente para emigrar con el amparo del nuevo cónsul. Es el año 1933. Instalado en un departamento de avenida Corrientes, Pablo Neruda se fija en esta mujer que, como escribe José Bianco en Diarios de escritores y otros ensayos, era “en verdad muy diferente de las muchachas de la época”. Socialmente muy divertida, aguda y ocurrente, incluso capaz de contradecir y dejar en ridículo a Oliverio Girondo y convengamos que algo de esa impertinencia principescas queda en Esmeralda Mitre. Luego Bombal se mudó a un piso sobre la calle Ayacucho frente al comedor del Alvear Palace.

Cuando llevaba un año en Buenos Aires, publicó la primera de sus dos novelas, La última niebla (Editorial Colombo) gracias al auspicio de Oliverio Girondo y Norah Lange; de hecho, el libro está dedicado a ellos “con admiración y gratitud”. María Luisa contó que esta primera novela estaba inspirada en una experiencia amorosa tragica. Los que la conocieron hacen referencia a su humor o mejor dicho ingenio. Es que su literatura refleja el lado sórdido del amor con poco lugar para lo comédico. En el Borges, de Bioy, se consigna que Borges dijo una vez sobre la segunda novela de Bombal, La amortajada: “Haber escrito un librito muy breve, hace muchos años, asegura una posición muy firme”. De los escritores trasandinos que habla la única que sale bien parada es María Luisa Bombal. Ni la Mistral ni Neruda se salvan con Borges aunque como sabemos esta puede ser una solidaridad de clase.

Cómo ocurre con Esmeralda Mitre el modo en el que María Luisa ha sido abordada, por ejemplo, por un artículo reciente de Infobae, es p bien a través de su locura o de los hombres que la reconocieron (Borges) o con los que socializo. Por ejemplo, a poco de su llegada interactuo con Federico García Lorca, quien se instaló en la habitación 704 del Hotel Castelar. Ambos se conocieron en casa de Oliverio Girondo. Es decir, esta escritora se encontró aquí con buena parte de los grandes poetas y escritores de la lengua castellana del siglo XX. Gonzalo Blanco para Infobae comete la atrocidad de repetir, sin filtro, los dichos de José Bianco según los cuales María Luisa era vivaz y por ello “poco chilena” quienes, segun ellos, son hoscos y tímidos.

Después del estreno de la película La casa del recuerdo, interpretada por Libertad Lamarque y dirigida por Luis Saslavsky regresó a Chile, pero el recuerdo de un antiguo amante no la dejaba en paz, así que en 1941, antes de la edición chilena de La última niebla, fue encarcelada luego de intentar asesinarlo. Tras nueve meses recupera la libertad, y en 1944 emprende un nuevo viaje, esta vez a Estados Unidos, donde vivió veinticinco años: allí se casó con un aristócrata francés dedicado a los negocios, tuvo una hija, trabajó para la UNESCO, escribió guiones para la Paramount Pictures y publicó su tercer libro, La historia de María Griselda en una revista norteamericana. En 1969, tras enviudar volvió a Sudamérica, aunque no a Chile, sino a Buenos Aires, donde se quedó hasta 1973. Dos semanas antes del Golpe de Estado viajó a Chile, donde la dictadura le otorgó los premios que le habían sido esquivos, además de una pensión de gracia. En 1976, cuando Borges viajó a Chile, ambos se reunieron. Sin embargo, el alcoholismo hizo mella en su salud y en 1980 murió en la sala común de un hospital público por una falla hepática.Desde hace veinte años su figura y su obra han sido retomadas, publicándose sus Obras Completas (1996), con una exhaustiva investigación de Lucía Guerra, que entre otras cosas contó con una serie de entrevistas hechas por ella y el ensayista Martín Cerda, además de cartas y otros escritos. Los estudios de género y la crítica literaria han iluminado esta obra breve pero profunda y queda mucho aún por decirse.

 

INTELIGENTSIA COMUNISTA DE ESTA SEMANA PRESENTA MI PRIMER CHARLA CON LA HEREDERA DE LA NACION

ESTA ES LA RESEÑA DE LA REVISTA.CRISIS A MI ‘HISTORIA A CONTRAPELO DEL ARTE ARGENTINO’.

LA ÚLTIMA CAÑECHAT ES MI CHARLA CON BOSCO Y JOJO DE KIM Y NOVAK TRAS LA PRESENTACION DE SU DOCUMENTAL

LA CAÑECHAT Y PASTELA PREVIAS SON IMPERDIBLES