Hubieron varios momentos complicados como en cualquier relacion de trabajo sobretodo con alguien como yo pero hubieron dos situaciones en las que Pangaro hizo que levantara, al menos, una ceja. La primera involucra a Esmeralda Mitre y la segunda, por increible que parezca, a Cristian Alarcon, el editor de Anfibia.

Respecto de la primera, tras la entrevista que pueden escuchar debajo de este post, Pangaro aprovecho que habia sido sumado a un grupo de Whassap de preproduccion y uso el telefono privado para invitarla a su casa. Ya sabemos lo que pasa cuando Esme es invitada a domicilios sino pregúntenle al ex presidente de la DAIA. Pero hubo algo que no me gusto de lo rapido del puenteo. Todo esto mientras parecía comenzar a abusar de ese lugar de “bueno” en la distribución de roles de bueno y malo que habíamos tácitamente pactado en el podcast. Era como si quisiera adoptar una posición de celador sin razón concreta y eso captó mi atención ya que era como si se hubiera creído el mito del Canete malo creado por sus amiguitos y no esperara a tener evidencia para actuar en consecuencia. Incluso, muy temprano en la relación profesional (ya que nunca tuvimos una relación personal a pesar de que repetia una y otra vez que “el estaba para ayudar”) llego a decir que “su mision” era hacerme aceptable. Mi pregunta era “aceptable para quien” porque el fantasma que siempre giraba era el de La Mafia del Amor, a la que dicho sea de paso, el no pertenecia realmente mas alla de saludos eventuales y de lejos. Era como si, de a momentos, se le pasara por la cabeza usar la popularidad de la plataforma y su prestigio pero, al mismo tiempo, ponerme publicamente en mi lugar (ponele) para que su aspiracionalismo post-Rojas le permitiera, realmente, pertenecer. Todo era paradojico pero en el mal sentido. 

El ejemplo de lo poco seria de la paradoja fue cuando me comento haber tanteado a Cristian Alarcon, el editor de Anfibia. Esto lo dijo como si estuviera hablando de Kazuo Ishiguro, al punto que tarde un tiempo en entender de quien hablaba. El disparador fue la negativa del señor en cuestión que él entendió como el fracaso de su intermediación en esa suerte de auto-impuesta misión diplomática de hacerme aceptable para cierta elite cultural. Pero frente a la negativa de Alarcon y llegado el caso, Pangaro no me dio el beneficio de la duda sino que ni siquiera considero relevante investigar la historia (y cuando digo historia, estoy hablando de historia de los medios en el 2010 y tambien de la critica cutlural) y de la censura obscena de la que loveartnotpeople fue objeto por parte de Anfibia. Me refiero al perfil de mi persona esrito y publicado por Vera Fogwill, otra miembro de esa generacion de la elite cultural fallada que fue censurada sin notificacion al hacer, Alarcon, desaparecer el parrafo referido a la corrupción de Alicia Castro durante su paso por la embajada argentina en el Reino Unido. Más específicamente me refiero a la designación de su hija post-adolescente, vestida para la ocasion, como si de una porno tematizada como novel de Jane Austen a la que designo como curadora de una muestra de arte y diseño argentino en el Pall Mall, en la sede del British Council y de otra, ni mas ni menos que en el Victoria and Albert Museum.

Pero todo alcanzo otro nivel de preocupacion cuando aparecio con la idea de entrevistar a Aldana en prision. El tema me intereso de entrada, en principio, porque hace al modo en el que desde el estado se opera con las politicas de identidad. El concepto de pedofilia en relacion con la cuestion queer y de clase es algo que podia ser explorado a traves de ese caso a pesar de que todos me desaconsejaron meterme en el tema. 

La entrevista iba tener lugar en el penal días después que la cámara federal descartó los argumentos de la defensa que se propone acortar la sentencia para, en lugar de eso, alargarla por cuatro o cinco años. Entiendo todo pero sin siquiera haber sido sentenciado por violacion, Aldana cumplirá una sentencia más larga que un asesino. Hay algo que no esta del todo bien en esa causa y tiene que ver con cuestiones de clase y de pertenencia de grupo. Demas esta decir que Pangaro fue a la entrevista sin ningún tipo de preparación mas que una charla con un “amigo”. Al principio, yo no sabia mucho de la causa pero apenas comence a investigar y sin ser abogado, me percate de un detalle que transforma a la Mafia del Amor en eso mismo, una Mafia.Lo primero que me llamó la atención era que el fallo había sido escrito ni mas ni menos que por el Juez Gustavo Bruzzone y tras solo una lectura del mismo, era suficiente para hacer tres preguntas que Pangaro debía simplemente leer como, enviadas de mi parte y de mi autoria a Aldana en prisión. Recordemos que el blog y el podcast eran y son mios: 

Primera Pregunta. La titular de la Unidad Fiscal de Asistencia ante la Cámara Nacional de Casación Criminal y Correccional María Luisa Piqué postuló que no deben considerarse prescriptos los casos de dos jóvenes que denunciaron a Cristian Aldana, condenado a 22 años de prisión por corrupción de menores. Solicitó también que se rechacen los pedidos que hizo tu defensa sobre la prescripción de tres de los cuatro casos por los que fuiste condenado y sobre la nulidad del juicio, además de que se ratifiqué la sentencia en contra tuya. La Camara con el Juez Bruzzone a la cabeza, al menos, en el fallo dio a lugar a todos los pedidos y tu sentencia se incrementó de 22 a 25 años. Esto ocurre mientras Francia baja la edad de consentimiento sexual a 15, Lo que tu caso parece demostrar es que la Argentina va en dirección contraria considerando a una chica de 15 años alguien sin soberanía sobre su sexualidad. Esto genera un contexto cultural mucho mas polarizado en el que vos ocupas el rol del mastermind del que es imposible zafarse y a las chicas, seres sin capacidad de decision responsable sobre su sexualidad. No estoy haciendo juicio de valor sino describiendo la situacion. Crees que, en este contexto cultural, sos una víctima o victimario? De que crees ser culpable especificamente y de que te arrepentis?

Segunda pregunta. Ver a tu caso desde un punto de vista político no es muy difícil desde que el gobierno de Alberto Fernández abrazara las políticas de identidad como politica de Estado o mejor dicho, como única politica cultural. Pero tu caso tiene un punto de contacto con otro caso cuya mediatización fanatica hizo que la cultura no se pudiera ni discutir ni disfrutar desde que ocurrio la tragedia. Me refiero a Cromagnon. Lo que vincula a los dos casos con es no solo el modo en el que salpica de ‘miedo y perversion” el mundo del rock y los conciertos en vivo. Sino el modo en el que una figura en particular de gran relevancia para el mundo del arte como es el juez Bruzzone parece, de pronto, usar politicamente y hasta personalmente, en terminos de su propia carrera, tu caso para pedirle perdón al Kirchnerismo por haber privilegiado el garantismo como modo de favorecer a su amigo Omar Chaban lo que, en su momento, provocó la ira de Nestor Kirchner e hizo que el mencionado juez fuera enviado al ostracismo judicial ‘por no tener en cuenta el pulso de la opinión publica’. Es solo una hipotesis pero hay elementos que llevarian a pensar que Bruzzone esta siendo particularmente o mejor dicho, espectacularmente, draconiano en este caso. Es como si las necesidades de coyuntura del Poder Ejecutivo hubieran podido torcer las convicciones de Bruzzone quien paso del garantismo con su amigo al puritanismo legalista con vos que no sos su amigo. La pregunta es entonces, vos crees que estas siendo demonizado para redimir la carrera de Bruzzone y garantizar una jubilación tranquila?

Estas fueron mis preguntas pero mientras llegaba al penal, Pangaro dijo por Whassap en un audio que conservo: “Esta sentencia es un tema muy delicado. Yo no voy a mandarme tan frontal con un tipo que voy a ver toda mi vida. Lo conozco desde hace años, sea lo que sea. Voy a ir con cautela a charlar con este pibe. Te voy contando”.

En ese momento me preocupe porque no podía creer que alguien fuera tan iluso como para entrar a mi blog que es un lugar en el que se hace culto a la libertad expresión y suponer que con esos argumentos iba a evitar que yo le hiciera las preguntas pertinentes a Aldana. En un tema que que además está incluido en mi libro Historia a Contrapelo del Arte Argentino. Tras un par de audios ignorando su negativa procedí hacer la última pregunta que era la siguiente: “Aldana como justificas lo patética de tu actitud habiendo sexualmente rapiñado placer con menores fascinadas con vos. Qué dice esto de vos como hombre? A partir de ahí comenzó un discurso sobre lo divertido que tenía que ser el blog y lo divertida que debía ser su participación. Finalmente, Aldana no accedió a la entrevista.

Fue allí que me percaté que no tenía idea de quién era Pangaro y en ese punto fue donde decidí tener una charla para entenderlo mejor. Fue allí que tome una decisión que fue confiar en él lo que implicaba asumir que era un pelotudo y no un hijo de puta cosa que sostengo. Y asi llegamos a la entrevista con Noble y Mitre. Continuará

EL PODCAST DE LOVEARTNOTPEOPLE HA SUFRIDO UNA DECAPITACION NECESARIA, COMO UNA CIRCUMSICION PARA PODER LIBERAR LA ENERGIA NECESARIA

TODO EL DISENO DE ARTE POR GREGORIO FUNES