En medio del supuesto intento de magnicidio Cesáreo de Cristina Kirchner, vemos la patética caída libre del mundo del arte de la progresía boutique, a puro golpe de vagancia intelectual y exceso de oportunismo. Feda Baeza ha sido, desde un principio, una pieza fundamental de la política cultural estupidizante a traves de las politicas identitarias llevadas adelante por el gobierno de Alberto Fernández y esto es algo que fue dicho en este blog muchas veces y que incluso se usó como uno de los argumentos más fuertes contra mí, durante mi cancelación. Pero como todo lo que hace Alberto Fernández resulta ser una caricaturesca copia de algo que pretende ser progresista o al menos que se presenta como progresista pero es reaccionario y conservador. El lobo vestido de Caperucita siendo el FMI el lobo, y esta última, narcisos culturales a sueldo, sin ideas ni visión. Si en sus políticas económicas Alberto Fernández es la cara suave y torpe tras la que se esconde la ferocidad un mercado neoliberal extractivista que según entiendo ha recibido suficientes garantías en el pacto que Cristina y Macri firmaron hace ya casi una década; en políticas culturales Feda Baeza representa la misoginia que se necesita para que esas biopolíticas extractivas sean implementadas en un país en el que cierto atisbo de subversión verdadera se asomo en el 2017 con #NiUnaMenos.

Las medidas que Baeza ha venido tomando respecto del Premio Nacional poniendo cupos y cuotas para personas trans siguen los lineamientos ideológicos del feminismo fósil de la Segunda Ola diseñado en 1966 en USA para una progresía blanca, de clase media. Desde ya, esquivan el problema fundamental de los trans que, entre muchos otros, es el rechazo de sus familias, el HIV autoinfligido en un contexto de trauma y pobreza, el ser forzadas al trabajo sexual Cuando la dádiva del Estado no es suficiente para financiar los costos de el cambio de sexo y se discontinua o devalua. Ni hablar de las adicciones que estos contextos traen. Procesados por blancos progresistas con vacas coniceteanas atadas como Baeza, Giunta o Delfino, por ejemplo, este tipo de actividad se vuelve emancipatoria per se y en el caso de Baeza patéticamente policiaca y festivalesca. Son parches patéticos que se ven complementados con el insulto que la unción ejemplarizante de transexuales como “asesoras” como, para citar a Baeza: “Esto lo desarrollé muy estructuralmente desde el comienzo con la designación de la activista travesti Marlene Wayar como coordinadora de educación”. Estructuralmente? Lo dice en serio?

Lo más preocupante de estas medidas llevadas adelante en el Salón Nacional en favor de los transexuales es no solamente su falta de creatividad sino y esto es lo realmente grave, su vagancia intelectual ya que es precisamente eso lo que se demanda de un funcionario público de alto nivel. Uno tiene que creer que entre cliente y cliente un transexual pobre del conurbano forzado (ahora si) “estructuralmente” a ejercer la prostitucion, va a hacer unos garabatitos o concebir su propia vida como una obra de arte performativa a lo Oscar Wilde (con la humillación del caso) y registrarla, como obra de arte para mandarla al Salon Nacional para recibir el tipo de retribución simbólica, que la falta de oportunidades reales de un mercado laboral pujante e inclusivo, no le da? Es aquí donde el Cristinismo es eficaz como productor de símbolos en un contexto económicamente recesivo. Tras ganar un premio consuelo en el Salon Nacional Baeziano, el transexual cubierto por el cupo puede decirle a sus padres que a pesar de las decepciones que su “estilo de vida “ le trajo aparejada en medio de tanta homofobia, ella tambien, al menos por un microsegundo, triunfo. Alguien me puede explicar las diferencias reales entre esto y Evita regalando bicicletas? Al menos se los regalaba a niños y no a “diferentes” infantilizados.

Al convertir al transexual de cupo en un Lemebel Express, pero sin su talento y con reconocimiento espurio, lo que Baeza está haciendo es generar, primero, falsas expectativas; segundo, ghettos de identidad y, finalmente, y esto es lo más grave, obligando a un grupo que todavia es target de la policia y el sistema gentrificador a “salir del closet” y hacerse visibles. Este tipo de demanda de visibilización por parte del Estado por mas enunciada por Andrea Giunta y Nelly Richard que sea, jamas termina bien. Además, alguien esta prestando atencion a la profunda misoginia y odio de clase del transexualismo de Feda Baeza? No es lo suficientemente obvio o tengo que explicarlo? JAT

 

 

SUBSCRIBITE A “INTELIGENTSIA COMUNISTA”  BUSCANDOLO EN EL SEARCHER DE PODCAST DE LAS SIGUIENTES PLATAFORMAS

 

 

DISEÑO Y EDICION: Gregorio Funes
HOST: Rodrigo Canete