Este comentario no es mio sino de Sabatez

Todo esto se hizo para encubrir la falta de figuritas del Mundial (?).

Ahora en serio, habiendo pasado unos días y una justicia lenta y turbia, que “no sabe” desbloquear un celular, mas la opereta mediática de ambos lados de la grieta, esto terminará (algún día) como siempre: nunca sabremos la verdad. Es tan válida la opinión “intento de magnicidio” como la opinión “fue todo armado, todo actuación”.

Porque, a falta de Verdad, lo único que tenemos lxs argentinxs es fe. Se cree que intentaron matarla, o se cree que fue un montaje, y ambos discursos tienen la misma validez. Eso es la grieta, que jamás se cerrará. Creemos en una verdad, basándonos en nuestra formación y postura ideológica.
“La única verdad es la realidad”, dijo Perón, y la única verdad es esta: una persona empuñó un arma de fuego cargada, en medio de una multitud. Eso ya es gravísimo, y es lo que sucedió. Estoy hablando del loquito, y también de la Policía de esa Ciudad. Me niego a llamarla “La” ciudad, porque Buenos Aires es una provincia, grande, y tiene muchas ciudades; la que está flanqueada por la General Paz es, y debería ser, solo una más, y no debería tener potestad para, en primer lugar, vallar y sitiar a un funcionario público del Poder Ejecutivo Nacional. La bronca arranca en esa Ciudad, la buscan siempre, y la encuentran. Esa Ciudad es el odio.

Por suerte, la bala no salió. Porque si eso pasaba, posta, qué quilombo se iba a armar. Desmadre militante y guerra civil, como mínimo.

Por los hechos, deberían condenar al pibe por usar un arma cargada e “intento de magnicidio” (quieren caratularlo como “intento de femicidio” los giles… papu, no la quisieron matar por ser mujer sino por ser la figura política más influyente de los últimos 15 años), expropiar La Nazión y Clorín por enseñar públicamente a manipular un arma de fuego y así incitar al homicidio, y juicio político al asesino de Favaloro y a las cabezas de la Policía de esa Ciudad por sitiar una manzana y a un funcionario público nacional.

Esa es mi opinión, desde mi fe.

 

La Hora de la Pastela con Sabatez

La charla entre Gregorio Funes y yo respecto del ‘magnicidio’