Me pregunto si hay algo más humillante que ser Pablo Sirven en sus entrevistas para La Nacion. Esta ocurrió hace una semana aproximadamente y lleva como título “Elina Constantini: vi un extraterrestre y nos comunicamos de manera telepática”. Pablo Sirvente se presenta como un periodista serio y esto es un problema cuando el formato proyecta visualmente el estar haciendo periodismo que, en honor de verdad, es un ejercicio rentado para transformar la mierda en oro. Convengamos que Sirviente no es Paracelsus por mas que busque como justificación usar a lo metafisico

La entrevista no es con Constantini El Grande sino con Eliana, su joven mujer, y busca ambiguamente, por un lado, presentarla como un factótum del mundo de la alta moda en un lugar en el que no existe tal cosa como Buenos Aires. Por otro lado, insinua que ese gusto que ella vierte en la producción de eventos de moda, tiene su contraparte en el mundo del arte vinculandolo con un aparato que “proyecta 2500 estrellas del universo en oro y blanco dorado”. Esto, los dos parecen decirlo en serio.

La entrevista arranca con Eliana automonumentalizandose como sueño americano post-feminista, contando su determinación desde los cuatro años no de ser astronauta o medica sino modelo. No se puede ser tan pejerta. Por su parte, a Sirviente no se le mueve un pelo mientras escucha esto y mientras se entera de que la sujeto en cuestión vivió en China. Que hizo alli?

Pero pronto, las preguntas de Sirven desplazan la cuestión a que su verdadera capacidad y hasta progresismo radica en el haber transformado la comercialización de su aspecto físico objetivado en los poderes de una vidente: “le dije a mi abuela que cubra su cosecha porque venía granizo”.

Y con un Sirven ya excitado, agrega: “No hace mucho saque a pasear a mi perro y me encontré con extraterrestres. Nos comunicamos de manera telepática, le dije a mi marido y no creía”. De pronto, Sirven nos abre la puerta a una suerte de “realismo fantastico” que le permite a esta muchacha algo transformar en feminismo su retrogrado casamiento con el empresario diciendo que hoy en día hay un prejuicio contra mujeres casándose con hombres grandes.

Personalmente lo que creo es qué Eduardo se parece cada vez mas a E.T. de Spielberg y es posible que el matrimonio de ellos sea un encuentro del tercer tipo.

SUBSCRIBITE A “INTELIGENTSIA COMUNISTA”  EN CUALQUIER PLATAFORMA EN LA QUE HABITUALMENTE TE SUBSCRIBIS A TUS PODCASTS PREFERIDOS (SPOTIFY, AMAZON UNLIMITED, APPLE PODCASTS, ETC)  O ESCUCHALO YA MISMO AQUI

Hosts: Gregorio Funes y Rodrigo Canete
Arte: Gregorio Funes

 

EL VIDEO DE LA PRIMERISIMA PARTE DE LA LARGA ENTREVISTA CON VANESA NOBLE Y ESMERALDA MITRE